Joel A. Villa Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Joel A. Villa Rodríguez
💬 0

Las circunstancias de un atraco frustrado

Los vídeos recopilados en el lugar de un comentado atraco en Vega Baja muestran claramente que el asaltante cometió un grave error que le costó su vida. Cuando entra a la panadería, sobre la marcha, hace un disparo para hacer saber que portaba un arma de fuego real. Sin embargo, no se percató que disparó en dirección al lugar donde estaba un policía. Teniendo en cuenta que todo pasó en segundos, el agente reacciona al disparo que dio inicio a un asalto frustrado. Es decir, hubo dos razones de peso para que disparara hacia el sujeto: 1) vio su vida en peligro; y 2) también la vida de los demás. 

Los policías deben responder al uso escalonado de la fuerza cuando intervienen con civiles. Ello significa que deben evaluar con qué tipo de persona se está interviniendo (ancianos, mujeres, menores, condiciones mentales, etcétera), a la par de las circunstancias y qué conducta presentan. El caso del joven muerto en medio del asalto no permite observar de quién se trata. Ocultaba su rostro, aunque se observa a una persona ágil y potencialmente letal. Es decir, ya había realizado un disparo en dirección del policía y se dirige rápidamente hacia los civiles.

La Policía tiene unas reglas que establecen cuándo es válido el uso de la fuerza letal. Tiene cinco categorías sobre los comportamientos que pudieran presentar las personas a ser intervenidas: 1) actitud cooperativa, 2) resistencia pasiva, 3) resistencia activa, 4) resistencia agresiva, y 5) resistencia letal.  Desde los niveles uno hasta el nivel cuatro, no hay excusas para usar la fuerza letal para controlar o arrestar a una persona. Inclusive, decirles palabras soeces a los policías no implica siquiera el uso de la fuerza física. Se pueden arrestar utilizando un mínimo o máximo de fuerza que no sea dañina y siempre será preferible intentar persuadir a las personas de forma verbal. 

El comportamiento agresivo pudiera ser controlado por medio de gas lacrimógeno, perros, golpes o presión sobre partes del cuerpo que no sean vitales. También se podrían utilizar manos suaves y duras dependiendo de las circunstancias. La parte que debe interesarnos será cuando se utiliza la fuerza letal por ambas partes. Ello debe siempre responder a la presencia de un peligro inminente como sería observar armas letales. Al considerar la situación dentro de la panadería, no hubo tiempo de pasar por ninguna de las cuatro etapas antes mencionadas.

Muchas personas señalan que debió haber un aviso, como un “deténgase”, “baje el arma”, etcétera, porque primero se trata de proteger las vidas de todos. Por ejemplo, la idea de un arresto no es matar a una persona y menos por la espalda. La línea puede parecer fina entre una persona agresiva y otra con un alto potencial letal. En el asalto en la panadería, el asaltante disparó hacia el agente, indistintamente de haberse dado cuento o no. El policía también desconoce si fue intencional y sólo responde a la detonación en su dirección yluego a la persona que se dirige apuntando con su arma para realizar el asalto. Por tanto, y respondiendo a si hubo abuso de la fuerza y delito, resulta que no sucedió porque fue un error del asaltante disparar para demostrar que era peligroso. 

Un problema existiría si no hubiese existido una cámara grabando en dirección al agente o no se hubiese encontrado rastro de la bala. Entonces el policía sería observado como una persona que mató por la espalda a un asaltante. Por tanto, podría considerarse que violó el reglamento y la ley. 

Si bien han surgido casos de policía que violan el reglamento y ciertas leyes, como sería golpear injustificadamente e incluso causar la muerte a civiles mediante uso excesivo de la fuerza, se debe observar cada caso por separado. 

Es mejor ver objetivamente y humanamente las circunstancias, seguido de la recopilación de evidencia, en contra o a favor, en lugar de centrarse solo en disposiciones de reglamentos, delitos o penas aplicables. Es una lección que deben aprender ambas partes antes de decir violaste el reglamento, la ley, y serás castigado. 


Otras columnas de Joel A. Villa Rodríguez

💬Ver 0 comentarios