Ramón Cruz

Tribuna Invitada

Por Ramón Cruz
💬 0

Las ciudades para todos

La semana pasada participé en el Foro Mundial de Urbanismo celebrado en la ciudad de Kuala Lumpur, Malasia, titulado: “Ciudades para todos¨. Se trataba de resaltar la importancia de ciudades inclusivas en las cuales nadie se sienta abandonado o excluido de la experiencia urbana, con sus servicios y oportunidades.

Delegaciones de diferentes países e instituciones internacionales y académicas expusieron sus mejores estrategias. Muchos países tenían pabellones que destacaban políticas públicas respecto a vivienda social, movilidad, planificación urbana, espacios abiertos, entre otros.

No importa cuán rico o desarrollado sea un país, todas las experiencias enriquecen el conocimiento. Alemania celebró eventos sobre cómo canalizar fondos para financiar proyectos urbanos del gobierno central hacia gobiernos locales y países en desarrollo. México exhibió sus proyectos de vivienda social, movilidad sostenible y espacios abiertos y Nigeria presentó estudios de caso sobre la legalización de asentamientos informales o arrabales.

Puedo imaginar cómo Puerto Rico hubiese podido contribuir a este debate exponiendo las muchas interrogantes que tenemos después del paso de María y recibiendo insumos de expertos mundiales, y de gratis. Una lástima que no fuese así.

No participar en estos procesos globales que permiten comparar experiencias y aprender de otros nos hace correr el riesgo de aceptar que la aristocracia política de nuestro país luzca sus ignorancias en proyectos fallidos mirándose de manera ensimismada, o peor, copiando modelos de Estados Unidos, que muchas veces son la antítesis de lo que concebimos por ciudad ideal pues son estandartes de la suburbanidad donde reina el automóvil, los tapones y la contaminación.

Ahora que tenemos la oportunidad de repensar qué ciudad queremos tras la devastación que dejó María, es importante aprender de otras experiencias para buscar contestaciones a preguntas difíciles: ¿Cómo otras islas manejan las construcciones en la costa o zonas inundables? ¿Cómo hacer un Plan de Uso de Terrenos responsable? ¿Por qué debemos proteger el Carso del desarrollo desmedido y pensarlo como nuestra reserva de agua más preciada?

Si tuviésemos una delegación en este tipo de foros quizás no tendríamos propuestas absurdas como la de incorporar la Junta de Planificación al Departamento De Desarrollo Económico y Comercio y dejar esa falsa idea que ésta es un obstáculo al progreso. Si algo nos enseñó María es que el no tener planes actualizados y buenas regulaciones conforme a necesidades comunes a la larga nos cuesta muy caro y solo ganan los desarrolladores bien “conecta’os” y los políticos corruptos.

Mientras el mundo avanza en estos temas, me pregunto: ¿Cuántos aquí se sentirán que viven en una Ciudad para Todos? - ciertamente no los cientos de miles que han emigrado. ¿Cuántos en Puerto Rico se sentirán abandonados cuando el sistema de transporte no permite que un anciano o quien no tenga recursos para comprarse un carro pueda moverse para participar de oportunidades económicas? ¿Cuántos jóvenes o sus padres tendrán que emigrar cuando no hay una escuela cerca después de tantas cerrar sin una planificación adecuada?

Pensemos la ciudad desde la unidad más importante de movilidad – el peatón. Para tener centros urbanos accesibles y caminables es importante limpiar escombros que no estorben la movilidad de personas con impedimentos físicos, arreglar semáforos o construir rotondas, mejorar la iluminación para crear un ambiente seguro y apostar a modos más resilientes de movilidad, como la bicicleta.

Es vital que en este momento de recuperación miremos al urbanismo para movernos de Ciudades para unos pocos a Ciudades para Todos.

Otras columnas de Ramón Cruz

jueves, 20 de septiembre de 2018

A caminar por un futuro limpio en Puerto Rico

El ambientalista Ramón Cruz declara que Puerto Rico carece de un plan de acción para mitigar sus emisiones y de adaptación ante el cambio climático

💬Ver 0 comentarios