Noel Algarín Martínez
💬 0

La Selección tiene una gran oportunidad de reinventarse

En la pasada década, nuestro programa nacional adulto de baloncesto ha vivido dando tumbos. Múltiples cambios de dirigentes, problemas a la hora de convocar o integrar jugadores, cambios en el liderato federativo y en la estructura administrativa, así como resultados mixtos en términos competitivos.

Al nivel más alto no han sido muchas las alegrías que se han podido contar en lo últimos 10 años, en los que nos hemos perdido tres Juegos Olímpicos (Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016) y no hemos pasado de primera ronda en dos Mundiales (Turquía 2010 y España 2014).

Lejos de las citas mundialistas hemos encontrado razones para sonreír en la medalla de oro conseguida en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, tres títulos de Centrobasket (2008, 2010 y 2016), y el oro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez 2010.

Desde noviembre del año pasado, no obstante, la Selección comenzó un nuevo ciclo de competencias con el nuevo formato de ventanas de la FIBA, que son clasificatorias para el campeonato del mundo China 2019.

En sus primeros dos partidos, el equipo dirigido por Eddie Casiano tiene marca de 1-1, con derrota ante Estados Unidos y triunfo ante Cuba, a todas luces el rival más débil del grupo, que lo completa México.

La próxima cita será este viernes en Monterrey, México, en un partido que es de vital importancia para los boricuas, que tienen grandes opciones de optar por la segunda o tercera plaza del Grupo C o, incluso, todavía con chance de finalizar primero, puesto que ocupan los estadounidenses con marca de 2-0 y quienes serán el segundo rival de esta ventana el próximo 26 de febrero en California.

Está claro que el nuevo formato de las ventanas representa un reto mayúsculo para Puerto Rico, cuyo torneo nacional no iniciará hasta mayo, lo que pasa factura en el caso de aquellos jugadores sin contrato en el exterior, que llevan meses sin jugar a nivel competitivo.

Pero así salió la baraja y hasta tanto los líderes de nuestro baloncesto no prioricen los compromisos del Equipo Nacional, poco cambiará. Confío que Puerto Rico avanzará a la siguiente ronda clasificatoria de América al Mundial, pero será necesario replantearse muchas cosas para cuando inicie en septiembre la fase de ventanas con los mejores 12 equipos del continente. De ese grupo, solo siete equipos separarán boleto a China. Si queremos ser uno de ellos, habrá que comenzar a trabajar de forma distinta ya. Esta es una gran oportunidad para ponerse creativos y descartar la fórmula que ha imperado. Apostar a la estabilidad y minimizar la improvisación, pues este nuevo formato clasificatorio así lo exige. Mucha suerte.

Otras columnas de Noel Algarín Martínez

domingo, 16 de septiembre de 2018

Las chicas del ring

El contexto histórico es perfecto para evaluar prácticas de la industria del boxeo como la de utilizar mujeres para pasearse con una pancarta anunciando los rounds.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Barea se merece unos Juegos Olímpicos

En una carrera llena de logros y galardones, una de las pocas cosas que le quedan por completar al base puertorriqueño es la oportunidad de desplegar su talento en una olimpiada.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Un dominicano en la casa blanca

Mariano Díaz Mejía, futbolista de madre dominicana, acaparó toda la atención de la prensa deportiva española la semana pasada

💬Ver 0 comentarios