Albert Grajales

Tribuna Invitada

Por Albert Grajales
💬 0

La semilla del terror

El terror se define como aquellas cosas que nos causan extremo miedo con el fin de lograr un objetivo. Actualmente, el grupo terrorista que ha causado el peor de los daños psicológicos a las naciones se ha proclamado califato del Estado Extremo  Islámico de Irak y Siria llamado ISIS (por sus siglas en inglés).  Mencioné en mi pasada columna en El Nuevo Día, titulada “Europa es el Talón de Aquiles”, que el grupo terrorista ISIS se enfoca hacia Europa, ya que se le hace difícil hacer ataques de gran magnitud en los Estados Unidos de América.  Desde el punto de vista de un oficial de inteligencia presentaré la posible estrategia que tiene el Estado Islámico con el fin de derrotar al gobierno americano y establecer su califato.

Osama Bin Laden, de Alqaeda, creó un inmenso impacto de terror en el mundo, especialmente en los Estados Unidos de América con los ataques perpetrados el 11 de septiembre de 2001, pero el Estado Islámico está superando al grupo de Alqaeda.  Su estructura de operación, logística, espionaje y control en los medios ha creado miedo de tal manera que otros grupos de extrema islámicos se le han unido.  En referencia del pasado y cruel acto de terrorismo en un club de entretenimiento en Orlando, Florida, ISIS ha demostrado que se está infiltrando en los Estados Unidos de manera sublime, directa e indirectamente.  Este ataque perpetrado por un individuo (por el momento) con un fusil  AR-15 y una pistola semiautomática marcó  el peor acto terrorista por disparos en los Estados Unidos. 

El Buró de Investigaciones Federales (FBI por su acrónimo en inglés) ha clasificado esta masacre en el club Pulse como terrorismo, pero se desconoce si fue por inspiración voluntaria a nombre de ISIS, por instrucciones directas o por una cédula compuesta por nacidos en los Estados Unidos.  Independientemente del motivo, la semilla del terror está afectando a la nación norteamericana.

El Estado Islámico ha expresado públicamente su repudio y odio hacia los homosexuales. Por eso el presidente Barak Obama también clasifica esta masacre como un crimen de odio. Pulse es una discoteca para homosexuales, visitada también por heterosexuales. Estaban celebrando la noche latina y había puertorriqueños que fueron víctimas.

Veamos el perfil del atacante Omar Sadiqqui Mateen: nacido en los Estados Unidos de descendencia afgana, quería ser policía pero no se sabe por qué no lo logró. Mientras, trabajaba en seguridad privada. Según un portavoz del FBI, Omar fue entrevistado dos veces por ellos pero no fue clasificado como sospecho. Podemos ver que tenía admiración por el orden público pero ya tenía ideas radicales. Además, matrató a su exesposa. También demostró su desprecio hacia los homosexuales. ISIS ha declarado públicamente que los homosexuales y prostitutas serán decapitados o eliminados de cualquier forma.

Es muy interesante ver una persona que quería ser un héroe como policía para servir luego realiza todo al contrario para ser justicia en nombre de Dios. No sabemos si realmente fue ordenado por ISIS o fue un acto de inspiración divina en nombre de ISIS. Los interrogantes seguirán. ¿Quería ser de verdad policía para servir o penetrar con una posición privilegiada en la Policía para espiar para el Estado Islámico?  ¿Sentiría falta de reconocimiento y quería ser recordado en la historia ya fuese por bien o por mal? 

ISIS es asesorado por expertos de los medios y psicólogos para llevar su campaña de terror a través del mundo. Reclutan mediante intimidación o con un buen salario. Son expertos jugando con las mentes y pueden aprovecharse de toda oportunidad para reclamar su poder y dominio. Puede ser que en este caso, Omar sea un lobo solitario con sus ideas distorsionadas y el Estado Islámico  reclame el mismo como su victoria.

Lo que yo critico fuertemente es que los ciudadanos no saben qué hacer en estos casos debido a que el gobierno no tiene programas de prevención para el público general, solo para las autoridades del orden público y no son todos.  Nosotros, quienes somos los peritos de inteligencia y contraterrorismo, dejamos pasar el tiempo de gloria económica y no preparamos una campaña de prevención sobre el terrorismo para el público.  Y no me refiero al manejo de emergencias   con sus protocolos, si no a la detección temprana, ese sexto sentido que puede salvar.

Lamentablemente, estos casos de tarjeta suaves seguirán en los Estados Unidos e ISIS seguirá atacando a los aliados internacionales de los Estados Unidos para debilitarlos y confundirlos.  En el boxeo, el puño del jab se usa para dominar con repetiditos golpes que afectan al contrincante y lo confunde hasta que se penetra un golpe con el puño trasero de gran impacto para noquearlo. Ese plan lo tiene el Estado Islámico para los Estados Unidos: ablandarlo hasta que pueda impactar con fuerza.

Usemos nuestro sentido común y desarrollemos ese sexto sentido para sobrevivir.  Observar constantemente las cosas fuera de lo común o raras, y si entiende que algo no está bien, notifique a las autoridades. No seamos víctimas de la semilla del terror de estos grupos del terrorismo. 

Otras columnas de Albert Grajales

martes, 7 de agosto de 2018

Trump en guerra con su inteligencia

Albert Grajales, exdirector de la Interporl en Puerto Rico, expresa que los comentarios públicos del presidente rompen los protocolos de seguridad nacional y ponen en riesgo a la nación

💬Ver 0 comentarios