José Luis Galarza

Punto de vista

Por José Luis Galarza
💬 0

Las falsas historias estadistas

Si despertásemos con una realidad diferente, como por ejemplo, ser un estado de los Estados Unidos, podría ser el resultado de dos circunstancias generales. La primera, que la acción política de los que ostentan esa idea como bandera y ruta de vida hayan logrado su cometido. La segunda y más probable, que estemos ante un ejercicio de ucronía. La ucronía es, según el Diccionario de la Real Academia Española, la “reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos”.

El intelecto humano, sobre todo en su ámbito creativo, nos ha legado los mayores ejemplos de ucronía a través de la literatura. Uno de los nuestros, Luis López Nieves, en la publicación de su cuento “Seva” a finales de 1983, reescribió magistralmente la historia de la invasión estadounidense a Puerto Rico. Recientemente el celuloide nos brinda una reconstrucción de la historia que asume hechos que no ocurrieron, la victoria nazi en la Segunda Guerra Mundial en la serie “The Man in the High Castle”. Otro ejemplo es la película de Tarantino, “Once Upon a Time in Hollywood”, que modifica los hechos de los asesinatos de Manson para el 1969.

Claro está, ese estilo no es exclusivo de la literatura y del cine, ya que en la vida política se da este fenómeno. Lamentablemente, la ucronía se ha convertido en el método de comunicación política en nuestra isla. La expresión gubernamental es un intento ininterrumpido de que creamos algo diferente a los que vivimos; nos empujan a una realidad alternativa que choca con la verdad monda y lironda.

Así nos vendieron historias que transitan desde re-imaginar la invasión norteamericana, justificar que el sistema de salud había que venderlo para equipararlo al sistema norteamericano, que el IVU es más adecuado para parecernos a los Estados Unidos, que las 936 eran mantengo corporativo y las entregaron a cambio de un proyecto de estadidad para Puerto Rico que murió poco después en el Congreso, entre otras. Ese conjunto de falsas historias que nos han vendido ha tenido como consecuencia la pérdida, aparentemente irreparable, de espacios de crecimiento social, económico y político a cambio de nada. Y cuando la piña política se pone agria y espinosa, se ensimisman en la estadidad como ente aglutinador de masas y solución mágica y automática de cualquier entuerto provocado por la incapacidad administrativa o por la costumbre de haber entregado todo a cambio de nada.

Al menor atisbo de derrota electoral, se saca el ideal de la gaveta. Así levantan de su descanso eterno a figuras como Barbosa, García Méndez y Ferré, como si la vida y legado de éstos validara las andanzas de quienes se han apoderado acomodaticiamente de sus banderas políticas. Nunca la vida y legado político de esas leyendas estadistas ha significado que la destrucción del desarrollo de Puerto Rico sea la forma de lograr el ideal.

El resultado final de los que han pretendido llegar a la estadidad con atrechos, provocando una crisis social y política sin precedentes, es que el desastre les explotó en las manos y su quimera ideológica ha quedado cada vez más lejana. En su trayecto, han dejado como estela a un país sin proyecto de desarrollo económico; un sistema de salud en intensivo, económicamente insostenible; y, un sistema educativo sin escuelas, sin norte, sin dirección y cuyo logro máximo en las pasadas décadas ha sido tener a dos secretarios acusados de corrupción. Hoy tratan de esconder bajo la alfombra que han tenido tres gobernantes en un ciclo electoral y que cada aliado anterior de la estadidad ha abandonado el barco.

En Washington conocen su método y les es muy fácil aprovecharse de las contribuciones políticas de aquí, de aprobar legislación que daña las bases de nuestro desarrollo a cambio de nada. Así han convertido su lucha en ucronía estadista.

Otras columnas de José Luis Galarza

viernes, 8 de noviembre de 2019

Elecciones a lo Maduro

El voto por Internet y los endosos electrónicos son innovaciones tecnológicas importantes. Sin embargo, no pueden estar en manos de un solo partido, plantea José Luis Galarza

💬Ver 0 comentarios