Julio Fontanet

Tribuna Invitada

Por Julio Fontanet
💬 0

Las frases de Carrión III

Hay personas de mucha presencia mediática que son citadas por los medios de comunicación con gran frecuencia. Inclusive, algunas de sus aseveraciones o reacciones se han convertido en frases recordadas y utilizadas popularmente. En algunos casos se han escrito libros completos de esas frases, como aconteció con los “bushismos” de George W. Bush, aquellas expresiones que reflejaban su paupérrimo entendimiento de temas esenciales. En esa misma dirección se encuentra el actual presidente, Donald Trump, quien es citado diariamente de entrevistas o de sus tuits en los que hace evidentes su incultura y xenofobia.

Las expresiones espontáneas —que son, precisamente, repentinas e instintivas, no memorizadas ni parte de un libreto— proyectan a su expositor como realmente es. En Puerto Rico, contamos con ejemplos interminables. Comencemos con “¡A las trincheras!” de Rafael Hernández Colón, y “Derrota, ¿qué derrota?” de Carlos Romero Barceló, evidencias muy elocuentes del carácter de los dos exgobernadores. Más recientemente, ¿cómo olvidar el desafortunado “Such is life” de Jaime González Goenaga, quien fuera director del Portal del Futuro para 2009, y que proyectaba su gran indiferencia hacia la clase menesterosa del país que reclamaba participación en los planes de desarrollo para los terrenos de Roosevelt Roads?

En las últimas semanas, José Carrión III, presidente de la Junta de Control Fiscal, ha sido muy prolífico en expresiones que deben evaluarse tomando en consideración el poder delegado en él por el Congreso. Es en ese marco que sus manifestaciones deben estar sujetas a un escrutinio riguroso de manera que podamos conocer mejor a la persona que las emite.

Una de las expresiones que más me llamó la atención es que “La auditoría de la deuda es un asunto de izquierda”. Es decir, para Carrión III, auditar una deuda tiene una carga ideológica de izquierda. Y me pregunto, ¿será de una orientación marxista leninista o social demócrata? Por otro lado, ¿implica ello que el Colegio de Contadores Públicos Autorizados (CPA) y las grandes firmas de contabilidad están infiltradas de subversivos? ¿Será por eso que no quiere que la Contralora de Puerto Rico audite los gastos millonarios de la Junta?

Pero ahí no termina el tema ideológico. Expresó también que el acceso a la educación es un asunto de “situaciones filosóficas e ideológicas” que él no vino a atender. Es realmente preocupante que vea la educación de esa manera y no como una herramienta indispensable en la vida y formación de un ser humano lo que, a su vez, promueve la movilidad social en el país.

También expresó: “Estamos tomando las decisiones que nuestra clase política no ha querido tomar o no ha tomado por los últimos 40 años”. Analicemos lo anterior con sumo cuidado. Una persona que no ha sido elegida democráticamente, ¿está tomando decisiones que nos afectan a todos y que corresponden a las personas electas? Pero, además: ¿Cuáles son esas decisiones? ¿Cerrar escuelas, recortar millones a las universidades, al Comité Olímpico, a las instituciones sin fines de lucro, a las entidades culturales, a la clase artística, a las organizaciones de fe y, como si fuera poco, recortar la jornada de trabajo?

Quien hace un comentario de esa naturaleza refleja tener una visión de mundo en que la educación, las artes, la cultura, el deporte y hasta le fe solo están disponibles para aquellos que puedan costearlo; que el estado no tiene obligación de hacer todo ello accesible a los que no tienen los recursos económicos.

A manera de epílogo, sus más recientes frases: “Si recibimos críticas de todos los sectores es porque estamos haciendo nuestro trabajo”; y “Yo duermo tranquilo”. ¡Increíble! Alguien que piensa que todos los sectores están equivocados y que él, sencillamente, es como el Oráculo de Delfos... Con razón puede dormir tranquilo en estos tiempos tumultuosos. A los demás mortales se nos hace algo difícil.

Otras columnas de Julio Fontanet

jueves, 6 de septiembre de 2018

Se busca un legislador valiente

El licenciado Julio Fontanet argumenta sobre la posibilidad de eliminar los costosos servicios de escolta a los exgobernadores

jueves, 5 de julio de 2018

Camino precipitado a la pobreza

El licenciado Julio Fontanet analiza la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que, según destaca, limitaría recursos de las organizaciones sindicales para poder promover ideas y candidatos que tengan una agenda más social o receptiva a las necesidades de los trabajadores

💬Ver 0 comentarios