Raúl A. Pérez Rivera

Punto de vista

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬 0

La situación de la rectoría en la UPR-Humacao

Previo a ganar las elecciones el PNP, el rector de Humacao lo era el Dr. José M. Encarnación González. Lo fusilaron porque defendió los programas que se estaban ofreciendo en el recinto y se opuso al cierre o unión de recintos universitarios. Ah, y porque no era del partido en el poder. Lo substituyó, en carácter de rector interino, el Dr. Héctor Ríos Maury. Este de inmediato se rodeó de miembros de su partido, algunos buenos, otros menos buenos, que a la larga terminaron dejando sus puestos. En un momento de estrechez económica este trajo, como ayudante especial, a la exalcaldesa de Guayama, pasando por alto la gran cantidad de académicos en el recinto con excelentes calificaciones para ocupar dicho puesto. 

Comenzó un proceso de búsqueda para rector en propiedad, y se le permitió al Dr. Ríos Maury competir para dicho puesto sin tener que renunciar al mismo. Obviamente, esto le confería ventajas sobre cualquier otro candidato. Pese a ello, en la consulta resultó favorecida la Dra. Aida Rodríguez Roig. Sin embargo, el presidente de la UPR seleccionó al Dr. Ríos Maury. Mientras los demás rectores de los otros recintos eran confirmados en propiedad, el Dr. Ríos Maury permanecía como interino, porque contra él pendían una serie de señalamientos administrativos. Posterior a la investigación, el Dr. Ríos Maury defendió su gestión administrativa, pero para sorpresa de muchos, renunció. 

Ante su salida, se nombró de rector interino al Dr. Moisés Cartagena Aponte, quien al momento fungía como decano interino de Asuntos Académicos. Como era mandatorio, se trajo al Senado Académico del recinto la necesidad de nombrar un comité de búsqueda para nombrar al nuevo rector. El Senado de Humacao renunció a lo que considero era su obligación. La razón para esto es que la labor de estos comités no se respeta y su trabajo se ha convertido en una pérdida de esfuerzo y tiempo. Estos establecen serios criterios de selección, escudriñan a los candidatos y finalmente recomiendan al mejor. Si embargo, lo usual es que el presidente de turno nombra a quien le viene en gana.  

Esta semana renunció el Dr. Cartagena y el presidente de la UPR, el Dr. Jorge Haddock, nombró como rector interino al Dr. Carlos Figueroa Pérez. Sin embargo, el Dr. Figueroa Pérez, a quien aprecio y respeto, no cualifica para el puesto, ya que no es docente y no ostenta el rango mínimo para la posición, que es de catedrático asociado. También nos dejó sorprendidos que el presidente no haya enviado un comunicado a la comunidad universitaria sobre este nombramiento y nos tuviéramos que enterar a través de la prensa.

El 26 de septiembre el Senado Académico de la UPRH decidió no constituir el comité de consulta para ocupar la rectoría. Bajo estas circunstancias, y por disposición reglamentaria, le corresponde al presidente de la UPR comenzar un proceso de consulta directa. Hasta el presente, no se ha recibido ninguna notificación con respecto a este asunto. ¿A qué se está esperando? 

El presidente debe dar mejor ejemplo de lo que es estar al tanto de la reglamentación universitaria y de cumplir con sus responsabilidades. Es pertinente que le dé prioridad en su agenda a que se nombre un rector en propiedad en Humacao y se asegure de que, fuera de toda línea partidista, este cumpla con todos los requisitos que requiere el puesto. 


Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

sábado, 5 de octubre de 2019

Por qué ningún boricua ha ganado el Premio Nobel

Hasta que la investigación no se convierta en una prioridad, la probabilidad de que algún puertorriqueño, trabajando en nuestra Isla, se gane un Nobel seguirá siendo muy baja, plantea Raúl Pérez Rivera

💬Ver 0 comentarios