Jon Borschow

Punto de vista

Por Jon Borschow
💬 0

Las narrativas sobre el DMO

A través de la historia, muchos han manipulado la susceptibilidad humana a las narrativas, construyendo, con la repetición y la adición, edificios de creencias – dogmas, ideologías – donde diferencias de perspectiva se convierten en prejuicios y, en el afán de ganar ventaja para agendas escuetas, terminan en polémicas, donde la objetividad, el mérito y el consenso quedan rezagados.

En algunas partes del mundo, la hostilidad que engendran estos procesos polarizadores llega a la violencia. En Puerto Rico, el calentamiento polémico no se acerca a estos niveles, pero igual, en la medida en que confunde, o mina consenso sobre proyectos importantes, puede ser dañino a nuestro futuro socioeconómico. Recientemente, algunas personas han estado atacando a nuestro nuevo DMO, la organización que promociona el destino de Puerto Rico al exterior.

Dicen que se está malgastando el dinero público y produciendo resultados mediocres. La realidad es que se está invirtiendo muy efectivamente y produciendo resultados tan extraordinarios que las publicaciones de la industria de viajes los reconocen como avances milagrosos en la promoción de un destino. Este año calendario estamos rompiendo récords históricos (antes de María y del zika) de llegadas de visitantes. Para el primer trimestre de 2020 – nuestra temporada alta – se anticipa que aumente la llegada de visitantes en 23% o más. Y las líneas aéreas siguen aumentando capacidad.

Pero dicen – sin evidencia ni lógica – que el aumento es la diáspora regresando a visitar familiares. Pero la diáspora puertorriqueña visita constantemente - ¿por qué de repente van a aumentar sus visitas? ¿Y por qué será que las aerolíneas están añadiendo vuelos desde ciudades como Charlotte, Cincinnati, Detroit, Minneapolis, Pittsburgh y Nashville donde no hay diáspora?

Dicen que la ocupación de los hoteles aún no ha regresado a los niveles de 2015. ¿Será porque muchos hoteles cerraron después del huracán, están en remodelación, acaban de abrir o hasta parcialmente? ¿Si las cosas andan mal en hoteles, por qué las tarifas diarias están rompiendo récords – por falta de demanda? Que quede claro, en el siglo XXI, no todo el turismo se aloja en hoteles. Algunos se alojan en propiedades de alquiler o con familia. Pero no importa por qué vengan – familia, crucero, negocios o para explorar – o dónde se alojen, traen actividad económica a la isla.

Hemos escuchado ataques personales a la gerencia del DMO, tildando hasta de vagos e incompetentes a personas que son consideradas entre los mejores profesionales en el mundo, que trabajan por Puerto Rico 80 horas a la semana, invirtiendo su alma, corazón y su gran credibilidad para ponernos en la posición de aprovechar todas las oportunidades más importantes para atraer viajeros. Por ellos, las grandes publicaciones turísticas del mundo están constantemente recomendando a Puerto Rico entre los mejores destinos y están llegando a la isla, tanto las convenciones más importantes, como olas de visitantes de ocio.

¿Acaso quienes impulsan estas narrativas piensan que pueden hacerlo tan bien o mejor? Yo puedo pensar que pudiera pintar como Leonardo, cantar como Pavarotti o guiar un Ferrari como Schumacher. ¿Pero de verdad, tengo que poner en riesgo el futuro económico de 3.2 millones de seres humanos para averiguar si mi teoría tiene algún mérito?

El DMO no es un premio que le toca a nadie sino un activo de todo Puerto Rico. Estos juegos pequeños minan la confianza del pueblo en una institución clave para nuestra recuperación económica. Cuando vamos a los hechos, el DMO invierte su dinero con disciplina y meticulosidad. Gasta menos de la mitad de lo que gastaba el gobierno en mercadeo y con resultados espectaculares. Pero en este momento tenemos que invertir más para traer millones de visitantes adicionales con impactos transformativos. Unámonos en estas Navidades y apostemos a un futuro en grande para Puerto Rico.

Otras columnas de Jon Borschow

martes, 18 de febrero de 2020

Las caras puertorriqueñas del DMO

Un equipo de decenas de jóvenes puertorriqueños se ha desarrollado en el DMO en muy poco tiempo. Los resultados que han producido no tienen precedente, escribe Jon Borschow

viernes, 17 de enero de 2020

El tsunami turístico que no se dio

Necesitamos contrarrestar la noción allá afuera de que la isla completa se ha convertido nuevamente en una zona de desastre y no está preparada para recibir visitantes, escribe Jon Borschow

domingo, 1 de diciembre de 2019

La verdad sobre los cruceros

Si restauramos el presupuesto del DMO y con el plan de desarrollo, las líneas de cruceros no van a dejar de visitar el puerto de San Juan, plantea Jon Borschow

💬Ver 0 comentarios