Pedro Ortiz

Tribuna Invitada

Por Pedro Ortiz
💬 0

La solidaridad alegre

Sugiero cuatro temas para que nos ayuden a extraer lecciones de la amarga experiencia del paso de Irma por Puerto Rico.

El primer tema es la muestra del fracaso de la política pública de degradar de manera sistemática la Autoridad de Energía Eléctrica con propósitos mercantilistas de privatización.

Vientos de nivel de tormenta tropical dejaron casi todo el país sin electricidad. ¿Qué creen?

El segundo tema es la inutilidad de la Junta de Control Fiscal y la ley PROMESA a la hora de la emergencia nacional. Ese "embeleco dictatorial" se colgó en el examen que envió la naturaleza. A un año de estar en el poder, lo que ha hecho es debilitar a Puerto Rico.

El tercer tema es el testimonio de valentía y compromiso con el país que ha dado la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) con la puesta en práctica de su consigna “vamos a prender al país”. Los he visto abrazarse en círculo y rezar antes de subir a los postes a arriesgar sus vidas para reparar las líneas. No hay dinero que pague eso y los miembros de la UTIER hasta se toman fotos sonreídos mientras brindan el servicio. Se muestra el "orgullo patrio" que respiran. ¡Gracias!

El cuarto tema es el que, en mi opinión, es el principal. Me refiero a la solidaridad alegre que he visto en nuestro pueblo. Se manifiesta de muchas maneras, en muchos lugares. Es tan impactante que echa al suelo las visiones de falsedades que se hacen pasar por sabias para hablar mal de nuestra gente como eso de “ahora nadie es por nadie”, “a la gente no le importan los demás”, “ya nadie se preocupa” o “lo que hay es apatía”.

No señores; todo lo contrario. En mi comunidad de Navarro, en Gurabo, he visto magnificada lo que es la práctica cotidiana de compartir lo poco que se tiene para juntos construir lo mucho que nos queremos. ¡Se redescubre el amor que es comunión!  Ocurre igual en muchos vecindarios pobres del país.

Pero ocurre en todo tipo de escenario. He visto comerciantes regalando energía eléctrica para que todo el que llega pueda recargar sus equipos. Es impresionante cómo la gente comparte los enchufes en centros comerciales y cafeterías de comida rápida. Sé sobre la disposición al esfuerzo –a veces bajo riesgo- de muchos empleados públicos y voluntarios, todos con la actitud de que de estos "limones, vamos a hacer limonada".

No necesitamos la dictadura de la Junta para levantar a Puerto Rico. ¡Tenemos con qué hacerlo!

Otras columnas de Pedro Ortiz

💬Ver 0 comentarios