Rafael Torrech San Inocencio

Punto de vista

Por Rafael Torrech San Inocencio
💬 0

Las OSFL: ausentes necesarias

Las organizaciones sin fines de lucro (OSFL) han estado mayormente ausentes en la respuesta gubernamental a la emergencia del COVID-19. Este sector vital fue crucial en la respuesta a las emergencias del huracán María (2017), los sismos de enero y otros desastres. Sus recursos y capacidades no constan en los planes del gobierno. No se ha auscultado de forma sistemática cuáles pueden ser sus potenciales aportaciones.

A pesar del cierre de sus operaciones presenciales, muchas OSFL trabajan en remoto por sus comunidades y poblaciones de impacto. Los problemas que atienden no cesan en esta emergencia. Han reingeniado su oferta de servicios esenciales en salud física y mental, educación; atención a víctimas de violencia doméstica, personas sin hogar y otras muchas poblaciones vulnerables y con necesidades apremiantes. Activan la respuesta organizada de barrios y comunidades, ya que por su proximidad y arraigo pueden llegar a los más necesitados antes que el gobierno.

En la política pública ante el COVID-19, las OSFL parecen invisibles o no existentes. No es que aboguemos que salgan a la calle y se expongan. Pero pueden hacer mucho en remoto, ya que se han ganado el respeto y la confianza de la comunidad por sus ejecutorias. Tienen la especial capacidad y experiencia para reinvertarse según las necesidades y urgencias de las comunidades a las que sirven.

No es un asunto de escasez de recursos. Por Orden Ejecutiva Presidencial se autoriza la disponibilidad de fondos a OSFL como sus sub-recipientes bajo la Categoría B (Medidas de Emergencia) del Programa de Asistencia Pública de la Ley Stafford. El catálogo de servicios de emergencia autorizados incluye atención médica de urgencia, refugio médico y refugio y confinamiento de mascotas, entre otras. Autoriza a las OSFL a comprar, distribuir y transportar alimentos, agua, hielo, medicamentos y otros suministros, incluyendo equipos de protección personal; a la búsqueda y rescate de personas que necesitan asistencia y a emitir mensajes de información general de salud y seguridad.

La Oficina del Presidente emitió una circular a los jefes de agencia federales (M-20-17) para flexibilizar los requisitos de cumplimiento de las subvenciones de fondos federales. En teoría permite a las OSFL que administren fondos federales para atender la emergencia sin perjudicar subvenciones existentes. Otra circular anterior (M-20-11) establece más flexibilidad si estos servicios o investigaciones son necesarios para atender la emergencia.

Pero en esta emergencia, las disposiciones federales establecen que las OSFL tienen que trabajar bajo la dirección y orientación de los funcionaros de salud pública, y ser enmarcados en sus planes de emergencia. Por tanto, es el gobierno el que debe incorporar a su respuesta este caudal de recursos comunitarios.

El primer paso es integrar a las OSFL al task force de la pandemia. Así identificarán los servicios que pueden ofrecer, dónde, y para quiénes. Mediante la inclusión de las OSFL, el gobierno podrá maximizar su aportación coordinada y segura. Necesitamos a todos los sectores hábiles y sus recursos para vencer unidos el virus y salvar vidas.

Otras columnas de Rafael Torrech San Inocencio

jueves, 23 de enero de 2020

Los fondos federales CDBG-DR: no es lo mismo llamar al diablo…

Ante el abuso y el fraude recurrente, el gobierno federal va a velar muy de cerca el uso de fondos federales en Puerto Rico. Lo que procede es convencerlos de que podemos administrar sus recursos, dice Rafael A. Torrech San Inocencio

💬Ver 0 comentarios