Albert Grajales

Tribuna Invitada

Por Albert Grajales
💬 0

Las otras caras del terror

Recientemente, hemos visto a través de los medios de comunicación el alza en actividades terroristas a nivel internacional, perpetradas por el Estado Islámico (ISIS, por su acrónimo en Inglés) y a los lobos solitarios siguiendo  sus actos de morbosidad, como la reciente decapitación del sacerdote francés tras sus expresiones en contra de ISIS.

También hemos visto a otros monstruos que no son ISIS  que decapitaron a un joven que estaba herido y de apenas 12 años de edad. Este acto lo cometieron los rebeldes Sirios  Nuredin al Zinki, aliados del gobierno de los Estados Unidos en la lucha contra ISIS.

No sabemos quién es quién, o quiénes son los más morbosos. Desde el punto de vista de un oficial de Inteligencia presentaré las otras caras del terror que no tienen que ver con el terrorismo, pero que sí crean terror entre los ciudadanos de manera directa o indirecta.

 Antes de tocar los asuntos de nuestra Isla del Encanto enfocaré la preocupación que tienen los ciudadanos en general de los Estados Unidos con el manifiesto de terror de parte de ISIS con sus lobos solitarios en algunos estados. Estamos observando un aumento de guerra de odio de extrema derecha, extrema izquierda, de raza, de género, Ku Klux Klan, Neo Nazi, Black Panthers y movimientos de anarquía en general.

Están aterrados por la ola de asesinatos contra  policías,  autoridades del gobierno, ciudadanos afroamericanos, de género y las víctimas de los abusos de poder de algunos policías.  Ya se ve una inestabilidad en general como nación ante la perspectiva mundial.   

La corrupción, la economía inestable, los asuntos sociales, las organizaciones criminales, los problemas de salud, la dejadez de algunos ciudadanos y la mala política han creado un estado de miedo.  La mayoría de los estadunidenses no confía en sus dos candidatos presidenciales y dependerá ahora de los candidatos vicepresidenciales de ambos partidos.

Se ve el miedo de los ciudadanos ante el candidato republicano Donald Trump, quien ha expresado su prepotencia, sarcasmo, pensamientos discriminatorios, expresiones contradictorias  y una grave política foránea que nos puede perjudicar en la seguridad nacional.

Similar ocurre con la candidata demócrata, Hilary Clinton, quien fue señalada por el mal manejo de los correos electrónicos confidenciales al romper los protocolos de seguridad nacional.  Hasta el día de hoy, la ciudadanía no se puede explicar cómo Hillary sigue en la carrera política, ya que un caso similar se vio con David Petraeus, el general retirado y exdirector de la CIA que fue investigado y procesado por el mal uso de correos electrónicos.

El Departamento de Justicia Federal señaló que la candidata demócrata actuó negligentemente pero no es procesable como delito.   Otro asunto que también afectará a la Sra. Clinton fue su manejo negligente ante la muerte del embajador estadunidense J. Christopher Stevens en Bengazi, Libia, cuando ella ejercía como secretaria de Estado.  Por último, su campaña para enmendar la Constitución de los Estados Unidos ha creado una inseguridad general.  Según algunos medios y estadísticas,  estos candidatos están creando miedo en la nación y es por eso que muchas personas dicen que si votaran será por el menos malo o por el candidato vicepresidencial con más agalla e intelecto que el del presidente electo. La comunidad de inteligencia se siente insegura con estos serios asuntos.

En Puerto Rico, como parte del territorio estadunidense, nos afectan estos asuntos pero veamos las caras del terror en nuestra isla que empujan a nuestros ciudadanos a vivir en un estado de inestabilidad emocional y física.  Y no estamos hablando de terrorismo. . .

La ola criminal ha aumentado significativamente y vemos que los delincuentes actúan con más sangre frías, desafiantes ante las autoridades y sin ética entre su código criminal. No existe consideración hacia las mujeres, los niños y los ancianos a la hora de ejecutar su crimen y de manifestar la morbosidad.  Lo que estamos viendo en Borinquén es parecido a la Colombia de las décadas de 1980 y 1990 o los carteles actuales de México, donde el miedo  y la inestabilidad es el pan nuestro de cada día.  

Nunca he visto tanto miedo en la calle como ahora y sé que las autoridades del orden público están haciendo todo lo posible.  Cuando hablamos sobre el terror pensamos en los grupos terroristas. Pero el terror tiene otras caras y si no lo detectamos y reconocemos podemos ser víctimas por mucho tiempo. 

Vemos en los medios que nuestra gente es víctima de agresiones físicas por diferencias de opiniones, por un mal temperamento o actitud, lo cual nos puede perjudicar nuestro diario vivir. Un ejemplo son las agresiones entre los servicios de transportación entre los taxista vs la empresa Uber. ¿Qué perspectiva tiene el mundo sobre nosotros?

También estamos viendo la cara del terror político, pues a la hora de la verdad no sabemos dónde estamos parado ni cual será  nuestro futuro. Lo que vemos es un sistema de gobierno fallido por malas decisiones, corrupción, abuso de poder, entre otros factores que han llevado a los ciudadanos a perder la fe.  Todo lo explicado, más el inmenso impacto negativo económico en Puerto Rico, ha creado un éxodo masivo de familias, estudiantes y profesionales debido al temor de la incertidumbre.

¿Cómo podemos ganarle a este mal?

Lógicamente, en nuestro caso tenemos que fortalecer primeramente nuestra economía con empleos, dar prioridad a los asuntos de seguridad pública, de salud y la educación. Debemos enmendar los errores del pasado sin culpar a nadie; solo hay que meter mano con valentía y rectitud.

La única forma que podemos ganar al Cuco es hablando del mismo constantemente de manera constructiva y con esperanza.  No importa el miedo que enfrentemos, ya sea por el gobierno, la política nacional, el terror foráneo, el crimen, desempleo, el zika, la educación o la corrupción: tenemos que tener nuestro horizonte firme y fuerte. 

Otras columnas de Albert Grajales

martes, 7 de agosto de 2018

Trump en guerra con su inteligencia

Albert Grajales, exdirector de la Interporl en Puerto Rico, expresa que los comentarios públicos del presidente rompen los protocolos de seguridad nacional y ponen en riesgo a la nación

💬Ver 0 comentarios