José M. Medina Montes

Tribuna Invitada

Por José M. Medina Montes
💬 0

Las personas: cimiento del nuevo Puerto Rico

Tan recientemente, como el pasado 24 de abril, se ha conocido el trascendental discurso que una de las personas más influyentes en el mundo, según la revista Time, ha dirigido a la Academia de Ciencias Sociales, que preside la profesora Margaret Archer.

Se trata de la visión del Papa Francisco sobre la situación laboral, económica y social del momento actual, en la que anima a encontrar nuevos caminos para el nuevo humanismo que se necesita en la sociedad actual. Afirma que “el siglo XV fue el siglo del primer humanismo; al inicio del siglo XXI se advierte cada vez más fuerte la necesidad de un nuevo humanismo. Entonces fue la transición del feudalismo a la sociedad moderna el motor decisivo del cambio; hoy, es un paso de época igualmente radical: el de la sociedad moderna a la sociedad posmoderna”.

Refiriéndose, entre otros aspectos importantes, a lograr una sociedad más participativa, a través de nuevas sendas para la integración social y cultural, describe la importancia de ampliar el concepto de justicia laboral, que no debe limitarse al reclamo del justo salario sino que “también hay que preguntarse si el proceso productivo se realiza o no el en el respeto de la dignidad del trabajo”.

Porque “el trabajo no es un mero factor de la producción que, en cuanto tal, deba adecuarse a las exigencias del proceso productivo para aumentar su eficiencia. Al contrario, es el proceso productivo el que debe organizarse de tal modo que permita el crecimiento humano de las personas y la armonía de los tiempos de vida familiar y laboral”.             

Parece claro que el anterior enfoque invita a un cambio, a un giro importante, en la línea de tratar de “buscar una vía de salida de la sofocante alternativa entre la tesis neoliberal y la tesis neoestatalista”, que no ofrecen “guías seguras para llevarnos a superar la desigualdad, la inequidad y la exclusión en que nuestras sociedades están sumidas”.

Todas estas consideraciones quizá puedan sonar a “música celestial” en el momento y circunstancias en que se encuentra el País, y a primera vista nos podrían parecer “florituras” (peanuts) ante los acuciantes problemas económicos y sociales por los que atravesamos. Pero también podríamos visualizarlo al revés: ya que en muchas áreas estamos como empezando de nuevo (no de cero), vamos a comenzar bien poniendo unos sólidos cimientos, basados en las personas y no sólo en los aspectos económicos, aunque estos sean también obviamente importantes. 

Otras columnas de José M. Medina Montes

jueves, 4 de octubre de 2018

Empresarismo juvenil isleño

El profesor José Medina Montes alude a la importancia de fomentar el empresarismo juvenil en la isla

💬Ver 0 comentarios