Mari Mari Narvaéz

Buscapié

Por Mari Mari Narvaéz
💬 0

Las piedras del camino

Una piedra. Esa es la temible evidencia de la “violencia” de un puñado de manifestantes, algunos legítimamente indignados tras la Policía acorralarlos e impedirles el paso por la ruta de la protesta; otros enviados por la propia Policía. El Gobernador sale con ese rostro solemne en el que siempre luce incómodo, como a quien se le dificulta entrar en el personaje de adulto preocupado.

Si vamos a hablar de violencias, lo primero es dejar de valorar como iguales la violencia de Estado y la violencia que pueda ejercer un ciudadano particular. No pueden ser iguales. El Estado y su brazo de fuerza, la Policía, tienen todo el poder y toda la fuerza bruta. No hay proporcionalidad posible entre miles de policías armados hasta los dientes (macanas, granadas, armas de fuego, tasers, gases), protegidos con cascos y chalecos a prueba de balas e incluso con inmunidad legal, y un puñado de ciudadanos con alguna piedra o botellas de plástico. Tampoco los individuos garantizan derechos. Eso lo hace el Estado, por eso es a este al que tenemos que reclamarle, no a un individuo aquí o allá. Para quienes cometen delito, hay montones de mecanismos de rendición de cuentas. Para las violaciones del Estado, cada vez hay menos.

La Policía tiene protocolos para lidiar con esos incidentes sin violentar derechos democráticos pero ni ha adiestrado a sus agentes en ellos ni le interesa cumplir con sus propias reglas. Nadie dude que las serias agresiones, intimidaciones y arrestos indiscriminados de la Uniformada el martes fueron una decisión de dos personas que han probado no estar aptas ni tener voluntad para supervisar a la Policía: Ricardo Rosselló y Héctor Pesquera.

Lo de Pesquera no sorprende. Lo de Rosselló es más difícil de entender. ¿No dice que está en contra de la Junta? ¿Por qué entonces les bloquea la protesta a quienes se manifiestan contra ésta? ¿Por qué los acorrala, los embosca y luego los agrede con gases y balas de goma, sin discriminar sobre la presencia de niños y ancianos que fueron afectados? ¿Por qué no movilizó gente para demostrar la fuerza de la oposición a la Junta en lugar de intimidar y abusar para desincentivar la protesta? Son muchas las preguntas que debe contestar antes de venir a hablar de las piedras del camino.

Otras columnas de Mari Mari Narvaéz

martes, 10 de julio de 2018

El miedo de los bravos

La escritora Mari Mari Narváez declara que los informes del monitor son la única fuente de información técnica para evaluar el progreso o retroceso de la Reforma de la Policía de Puerto Rico.

viernes, 22 de junio de 2018

El futuro inmenso

Mari Mari Narváez comenta sobre las mermadas oportunidades para la juventud en medio de una crisis exacerbadas por políticas desacertadas del Estado

💬Ver 0 comentarios