Ángel A. Crespo Ortiz

Tribuna Invitada

Por Ángel A. Crespo Ortiz
💬 0

Las primeras lecciones del huracán Harvey

Cuando veo las impresionantes imágenes del impacto del huracán Harvey sobre Texas vienen a mi memoria los eventos de Katrina en 2005. Katrina fue un huracán de categoría 5 que mostró el poder de la furia de la naturaleza y dejó grandes y muy duras lecciones en cuanto las funciones de preparación y mitigación por parte de todos.

Cuando converso en foros con expertos y meteorólogos como el Dr. Rafael Méndez Tejeda, Israel Matos, Ernesto Morales, entre otros grandes colaboradores y amigos, todos coinciden en que las acciones que tomemos antes de un evento serán, sin lugar a dudas, los factores que marcarán nuestras capacidades de respuesta y sobrevivencia ante lo que no podemos controlar.

La fuerza del viento a 130 millas por hora es devastadora para la agricultura, las construcciones, las vías públicas, los servicios de salud, los sistemas eléctricos y las telecomunicaciones, entre otros.

Por eso es crucial la preparación antes del periodo de seis meses, del 1 de junio al 30 de noviembre de cada año, que son denominados como la temporada de huracanes.

Nuestra isla ubica en el carril del centro de una gran autopista por donde pasan estos fenómenos atmosféricos. Hoy, la tecnología y sobre todo los avances en modelos para seguir la trayectoria de ciclones y conocer la fuerza e intensidad de los mismos nos permiten conocer en tiempo real lo que podrían ser sus efectos. Sin embargo, no siempre es posible determinar el impacto de, por ejemplo, las extremas lluvias, por lo general las causantes de los daños mayores.

La cantidad de muertes y damnificados de Harvey revelan un gran incremento en el uso de recursos y una mejor coordinación. Nos obstante, el impacto final del fenómeno está por verse porque las inundaciones extremas crean grandes problemas de contaminación y otros riesgos de salud pública.

Mientras se determinan los daños en Texas, veo una gran oportunidad de seguir aprendiendo. Surge nuevamente un foro de discusión para ocuparnos de nuestro Plan de Acción para Eventos de Emergencias. Un plan detallado con acciones para eventos de riesgos múltiples nos ayuda a tomar acciones coordinadas y a responder estratégicamente.

Es momento de recorrer el vecindario y verificar en nuestra comunidad a los enfermos encamados. Urge revisar nuestros abastos de medicamentos juntos los alimentos no perecederos y agua embotellada a razón de 1 galón diario por cada miembro de la Familia para 5 días al menos.

No es momento de lamentarnos, tampoco es momento para asustarse o temer. Es momento de prepararse y enfrentar la temporada con valentía y unión de pueblo. De esta manera logramos estar seguros en lo que resta de la temporada de huracanes.

Otras columnas de Ángel A. Crespo Ortiz

lunes, 11 de septiembre de 2017

Duras lecciones del ciclón Irma

El huracán Iris representa la llamada de alerta para reforzar nuestros planes y continuar con un ejercicio continuo y cíclico, expone el extitular de la Aemead, Ángel Crespo.

lunes, 28 de agosto de 2017

Las primeras lecciones del huracán Harvey

El exdirector de la Aemead destaca la importancia de actualizar el plan de emergencias ante un huracán tras observar las primeras imágenes del daño de Harvey en Texas

💬Ver 0 comentarios