César Romero Reyes

Tribuna Invitada

Por César Romero Reyes
💬 0

Las propiedades desocupadas

Aunque a lo lejos se veía venir el deterioro de los cascos urbanos y abandono de propiedades, aún con el montón de legislación para incentivar y ayudar a revitalizar los mismos en toda la isla, es más o menos en el 2010/11 que se comienzan a ver los efectos duramente de esta problemática en la isla hasta el sol de hoy y que como con muchísimas cosas más en la isla, no se le prestó atención.

Estimados apuntan a que más de 340,000 propiedades para vivienda en Puerto Rico se encuentran desocupadas y en el sector comercial debería estar en unas 10,000 o más.

La perspectiva tanto de los alcaldes/as como demás componentes gubernamentales ha sido simplemente un fracaso, agencias como el CRIM que no son proactivas, hoy por hoy no conocen que una enorme porción de las propiedades en su sistema, llevan décadas sin actividad comercial, sumando deuda sin pagar, toda la legislación es letra muerta en estos aspectos.

Por otro lado, la falta de planificación y desparrame de centros comerciales crearon el traslado de público fuera de estas zonas comerciales y ahora las ventas en línea y la masiva migración seguirán lastimando el poco comercio existente hasta liquidarlo.

Las soluciones que se mencionan desde demoler estructuras y expropiar pueden sonar bien en el papel, pero no se basan en las particularidades de la isla que hoy, tiene una economía en el piso, el inversionista teme a poner su dinero y el local, conociendo la situación de los permisos, prefiere irse y comenzar de cero en otro lugar.

Parte de la estrategia debe dirigirse al protocolo para atender el asunto y puedo mencionar a los llamados “Land Banks”(ej.Detroit, Chicago) que son estructuras creadas por legislación/ordenanzas municipales y empresas sociales que permiten el traspaso de la propiedad al menor costo o ninguno si por ejemplo las deudas por concepto de propiedad es muy alto, está en abandono o declarado estorbo público entre otros; se revitalizan, se ponen al día y se alquilan a negocios locales o en caso de viviendas se asignan por un costo menor a las personas.

Estos bancos de tierra se encargan de coordinar todo lo que se realiza con estas propiedades y espacios para devolverle la actividad a las mismas y ayudando a que al reactivarse estos espacios, se vayan creando empleos, movimiento económico y la eventual revitalización de las zonas.

Otros de los pasos en que debemos enfocarnos y que se pueden realizar desde ahora son, conocer las propiedades en desuso por municipio, dueños o encargados, deuda con el CRIM, tiempo en desuso y pasados usos, valor en mercado y necesidades de la comunidad o sector en el municipio.

De todas las muchas trabas que tenemos hoy en la isla, las propiedades vacías son un enorme problema, pero con soluciones posibles que nos pueden abrir un sinnúmero de oportunidades principalmente para los negocios locales.

Otras columnas de César Romero Reyes

💬Ver 0 comentarios