Luis Fortuño

Tribuna Invitada

Por Luis Fortuño
💬 0

Las rutas para combatir la pobreza

El huracán María hizo más evidente la pobreza que aún afecta a tantas familias en Puerto Rico. Tradicionalmente pensamos en la escasez de bienes como único indicador de pobreza. Pero la verdadera pobreza material surge de la ausencia de oportunidades, de acceso a la justicia y de estado de derecho.

Para que haya oportunidades es imprescindible que cada uno disfrutemos de libertad plena: libertad de movimiento, de expresión, libertad para trabajar, arriesgarnos y emprender. Por eso, la solución a la pobreza está ineludiblemente atada al grado de libertad que exista en nuestra sociedad.

En Puerto Rico, disfrutamos de una sociedad relativamente libre. Nuestras leyes protegen la libertad de expresión, de movimiento y otras. Sin embargo, nuestras familias cada vez tienen oportunidades más limitadas.

Un estudio del Recinto de Cayey de la Universidad de Puerto Rico (UPR), estimó que el nivel de pobreza ha aumentado en ocho por ciento, hasta afectar 52.3 por ciento de nuestra gente. Esta falta de oportunidades provoca otros problemas como la pérdida de empleos, la migración forzada y el deterioro de la salud física y mental.

Ante esta crisis, entidades gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro han trabajado arduamente para ayudar a las familias más afectadas y suplir sus necesidades básicas, incluyendo alimento, agua, ropa y techo. Voluntarios de todas partes participamos de este esfuerzo. Estas ayudas sirvieron para rescatar a personas en estado precario luego del huracán, ofreciéndoles alivio ante la adversidad. Habiendo pasado por ese momento de urgencia y encaminándonos hacia la reconstrucción de Puerto Rico, ¿cómo debemos combatir la pobreza? Es decir, ¿qué pasos definitivos debemos tomar para expandir oportunidades de manera que nuestras familias puedan forjar un mejor futuro, basado en la libertad personal y autosuficiencia?

El gobierno de Puerto Rico estima que sobre 450,000 individuos adicionales se acogieron a los programas de asistencia gubernamental, marcando un alza histórica que sobrepasa 1.2 millones de personas que son dependientes y están ausentes de la recuperación económica de Puerto Rico. Además, el gobierno ha comunicado la flexibilidad de los criterios de elegibilidad para acceder los programas de asistencia nutricional (PAN) y el aumento en fondos a distribuirse bajo este programa.

Hoy más que nunca, es imprescindible fomentar la autogestión como medida para avivar el progreso y restaurar el crecimiento en Puerto Rico. Al desarrollar nuestros planes de trabajo para lidiar con la pobreza, nuestra visión tiene que tomar en cuenta que cada individuo es el protagonista principal de su futuro. Toda persona que vive en pobreza sueña con una vida mejor, con superarse y progresar. Por eso es vital que, al ayudarlos, nuestras metas se enfoquen en proveerles oportunidades de crecimiento, para que puedan así usar sus talentos en beneficio de sus familias y comunidades.

Debemos escoger la libertad individual sobre la dependencia como herramienta de crecimiento y de futuro. El crecimiento sostenible se alcanza solo si creamos un ambiente que promueva el emprendimiento y el trabajo. Para eso, es necesario evaluar nuestras instituciones e identificar las barreras que se interponen al emprendimiento.

Los anuncios recientes realizados por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares para eliminar obstáculos burocráticos en los permisos y promover nuevamente un crédito al trabajo son pasos en la dirección correcta. El exceso de gestiones necesarias para abrir un negocio nuevo es un ejemplo de oportunidad de mejoramiento inmediato. Es además vital reforzar nuestro estado de derecho para garantizar el comercio libre, promover la exportación de nuestro talento y capacidades, y aumentar las oportunidades. Solo así podremos ofrecer soluciones a largo plazo para combatir la pobreza y evitar la migración forzosa que está rompiendo tantas familias.

Otras columnas de Luis Fortuño

viernes, 10 de agosto de 2018

Un nuevo camino para el Tercer Sector en Puerto Rico

El exgobernador Luis Fortuño resalta la importancia de las organizaciones sin fines de lucro para impulsar el desarrollo de Puerto Rico, destaca su labor positiva tras el impacto del huracán María y aboga por su fortalecimiento

💬Ver 0 comentarios