Rubén Freyre

Punto de vista

Por Rubén Freyre
💬 0

Las tasas de corrupción y $72,000 millones en deuda

La corrupción masiva que existe en nuestro sistema de gobernanza quedó evidenciada por un artículo publicado recientemente por el periodista José Delgado, sostenido con estadísticas del gobierno federal. La deuda de $72,000 millones es otro dato que demuestra de sobra que nuestros gobernantes han probado que no han sido y no son confiables. 

Los gobernantes de Puerto Rico llevan décadas gastando más dinero de lo que ingresa a las arcas del país. Y esa diferencia anual la “cuadraban” con préstamos. Préstamos a largo plazo para necesidades del año en curso. Mi padre decía que era como sacarle una hipoteca a la casa por 30 años para hacer la compra de la comida de la semana.

¿Pero qué motivó que gastaran más de lo ingresado

Contratos de servicios profesionales se otorgaban a compañías recientemente y únicamente incorporadas para aprovecharse de la bonanza venidera del partido político ganador; muchas de estas compañías sin mucha capacidad, pero estando conectadas al poder político “ganaban” las subastas. 

El padrinazgo político se sobrepuso a la voluntad expresada de un pueblo y se utilizó para adelantar los intereses de un partido político, aunque para hacerlo fuera necesario lo indebido y a veces lo ilegal. 

El apoyo monetario a los intereses del partido político y sus candidatos se premiaba con empleos en posiciones de confianza que no necesariamente requerían competencia, sino más bien lealtad, al partido político ganador de las elecciones. De tal manera, agencias de gobierno acumularon miles de empleados de confianza que respondían a intereses políticos como su prioridad.

Años de gastar y, más aún, malgastar en otorgar contratos para lograr muy poco y en empleos de confianza innecesarios, resultaron en el abismo fiscal que viviremos por años.  

La magnitud de la corrupción en nuestra isla es masiva y 72 con nueve ceros es un dato que debemos recordar, porque aún con toda esta evidencia contundente en su contra, ahora nuestros gobernantes -en forma unísona y bipartidista por primera vez- se arropan juntos con la monoestrellada  y proclaman su indignación ante la imposición de una Junta de Control Fiscal que les quitará el poder político y financiero. Dicen ellos que su indignación responde a que esta imposición de la Junta de Control es antidemocrática y colonialista. 

Y no hay duda de que eso es cierto. Pero tampoco hay duda de que la imposición de la Junta de Control Fiscal solamente ocurre porque nuestros gobernantes han sido corruptos e ineptos por décadas y las prácticas recientes del gobierno de turno demuestran que no quieren cambiar.

Este comportamiento persistentemente corrupto es motivo de indignación para todos los puertorriqueños. “Ricky Renuncia” fue la expresión del pueblo convirtiéndolo en energía de cambio. Ahora falta una visión clara del futuro que queremos y una administración ética y sabia manejando los cambios que serán necesarios

La pregunta de rigor tiene que ser: ¿el proceso electoral del 2020 será el vehículo? 

Otras columnas de Rubén Freyre

💬Ver 0 comentarios