Juan Negrón Ocasio

Desde la diáspora

Por Juan Negrón Ocasio
💬 0

Las tormentas y los pedigüeños

 Antes, recuerdo, las casas en Puerto Rico estaban construidas de madera con unos virotes que ni Superman los movía. Las tablas se adherían con unos clavos de tres pulgadas y el zinc con otros que parecían tener un bohío de cabeza. Aquellas casas estaban hechas para morir de polilla o a ser derribadas por grúas para una nueva construcción. No había ciclón que las hiciera temblar. Un país tropical que ha sido cambiado por los políticos, imitando a los países desarrollados e industrializados. No sólo cambiaron las tablas y el zinc por el cemento sino que han destruido la naturaleza dejando a la población pedigüeña.

Cada tormentita es un signo de dólar apuntando hacia Washington. Donald Trump, en estos días, se ha vuelto samaritano sin remedio ya que las Islas Vírgenes y Florida fueron también víctimas de la tormenta Irma. No aflojar fondos para la colonia de Puerto Rico sería una difamación.

Los problemas que enfrenta Puerto Rico son numerosos, aparte de lo económico. Las construcciones de cemento tienen la ventaja duradera y deberían estar capacitadas para soportar vientos de hasta 200 millas por hora. Dependiendo de la arquitecta comunicación entre el ingeniero y el contratista. Pero también tienen las desventajas que absorben más caliente que las casas de maderas. Estas condiciones de temperatura obligan a los habitantes a usar más electricidad para abanicos y acondicionadores de aire y, por consiguiente, exigirle mayor volumen a las plantas hidroeléctricas. Pero estas plantas están achacosas tiradas por décadas en el abandono.

Un grave error de los políticos puertorriqueños ha sido seguir los modelos de los países desarrollados, específicamente imitando a Estados Unidos donde cada estado tiene la ventaja de poder sustentarse sin la ayuda Federal. Cada uno de alguna forma ha desarrollado sus propias formas de abastecer la población con lo que producen. Las ganancias capitalistas de estos estados son usadas para inversiones y adquisición de lo que no producen.

La dependencia de fondos federales para Puerto Rico ha sido desastrosa. Los que creen en esa dependencia utilizan las catástrofes de la naturaleza para hacerle creer a la población lo necesario que es ser parte de y no de ser independientes para poder sobrevivir desastres. Es la inutilidad del pedigüeño. Nunca mencionan que los estados como New Jersey, Idaho, Minnesota, Illinois, entre otros, nunca han abandonado la agricultura. En Puerto Rico los políticos y sus seguidores la detestan. ¿Qué producto agrícola no puede producirse en la isla? Otros países como Suecia, India, Costa Rica y Nicaragua utilizan efectivamente la energía limpia y renovable. ¡La isla es ideal para el uso gratis de energía solar! Da la impresión que los que han pasado por la Fortaleza y el Senado no lo saben. Sin embargo, permiten a la Medtronic comprar terrenos fértiles para instalar paneles solares en Juncos para abastecer su necesidad de electricidad. No para la población. 

En estos días ni la ayuda de Estados Unidos ni los mismos puertorriqueños con su AAA y AEE han podido satisfacer la necesidad de la población de agua potable ni el suministro de energía eléctrica. Todos los políticos que han gobernado a Puerto Rico en los últimos 65 años se han olvidado de las verdaderas necesidades de la población. Los diseños de presas para abastecimiento y de puentes bien fornidos son invisibles. Ni siquiera se ha pensado en rediseñar el alcantarillado y el sistema de drenaje en el área metropolitana donde un simple aguacero en cualquier día del año forma lagos. Ni pensar en tiempos de huracanes. Durante un chaparrón la población es desprovista de agua y luz, pero nunca falta en Plaza Las Américas, en las industrias ni en las megatiendas. Una isla acaudalada en hidrografía y agricultura la han convertido en un almacén de desechos tóxicos para el ambiente afectando la flora, los animales y la salud de la gente. Peor en una población de pedigüeños. 

Otras columnas de Juan Negrón Ocasio

lunes, 16 de octubre de 2017

Se me agotó la batería

Juan Negrón Ocasio comenta sobre la alta dependencia de baterías tras el golpe del huracán y las cautelas y otras opciones que deben considerar los ciudadanos

lunes, 9 de octubre de 2017

Plan B para un gobierno eficiente

Juan Negrón Ocasio expresa que la lentitud de ayuda a sectores incomunicados es ya inaceptable, tras el azote del ciclón María a Puerto Rico

martes, 3 de octubre de 2017

Viviendo tiempos de caos

El escritor Juan Negrón Ocasio comenta la situación de crisis en el país después de María

💬Ver 0 comentarios