Eileen V. Segarra Alméstica

Tribuna Invitada

Por Eileen V. Segarra Alméstica
💬 0

La supervivencia de los gobiernos municipales

Reducir el número de municipios comenzaba a ganar popularidad, pero ante la llegada del huracán María, se hizo evidente su relevancia. Fueron los gobiernos municipales, y las organizaciones comunitarias, la salvaguarda de muchos puertorriqueños. Su importancia reside en su cercanía a los constituyentes, lo que les representa una ventaja sobre otros niveles de gobierno a la hora de identificar necesidades.

Hoy día la viabilidad de algunos municipios está en peligro. De acuerdo a los informes financieros auditados, del 2009 al 2016, en medio de la desaceleración económica, el valor real de los presupuestos consolidados de los municipios comenzaba a menguar. El plan fiscal aprobado para Puerto Rico acentúo la situación crítica de los municipios al reducir significativamente las aportaciones del gobierno central. En el 2018, se elimina el Fondo de Exoneración y comienza la eliminación paulatinamente el Fondo de Equiparación Municipal (FEM).

Entre el 2017 y el 2019, los presupuestos del fondo general de los 78 municipios se redujeron en promedio en 15%. En estos años los municipios de tamaño mediano parecen haber sido los más afectados. Nueve municipios vieron su fondo general reducirse en más de 25%. Entre estos, Aguadilla, Guayama, Cabo Rojo y Trujillo Ato, perdieron más de la mitad o la totalidad de las aportaciones del FEM. En los años venideros, los municipios de escasos recursos penden de un hilo. En el 2017, para 6 municipios, el FEM representaba más del 60% de sus ingresos al fondo general. Para otros ocho, representaban entre un 50 a un 60%. La eventual eliminación de dicho fondo los dejaría inoperantes.

Hay soluciones que están en manos de los alcaldes que no pueden postergarse. Entre estas, la reforma del impuesto sobre la propiedad debe tener prioridad. El método utilizado para tasar propiedades, para efectos de impuesto, está basado en el costo de reemplazo de la propiedad a precios de 1957. Como resultado la mayoría de las propiedades residenciales están exentas. Además, conduce a un sistema de tasación poco equitativo, ya que favorece a aquellos propietarios cuyas casas experimentaron aumentos más rápidos en el valor real de su propiedad. Un sistema de impuestos a la propiedad basado en el valor de mercado, y que incorpore información sobre mejoras realizadas, puede aumentar la capacidad de recaudo de los municipios y distribuir la carga contributiva de manera más justa. No obstante, la permanencia de un sistema de equiparación es vital para garantizar que los municipios más pobres puedan brindar los servicios necesarios a su población. Su capacidad de generar recaudos está limitada por altas tasas de pobreza, una pérdida de población acelerada y pérdidas en el valor de las propiedades ante los efectos de huracán María y la desigualdad en el acceso a ayudas.

La crisis actual también nos debe llevar a pensar de manera innovadora. La permanencia de los gobiernos municipales no implica necesariamentedejar inalterada la estructura de los mismo. Es imperativo estudiar las diversas maneras de estructurar los gobiernos municipales que mantengan la cercanía al pueblo y propendan a mayor participación ciudadana; a su vez contribuyendo a un uso más efectivo y eficiente de los recursos. El estudio de la experiencia internacional puede abrir la puerta a nuevas maneras de organizar la gobernanza municipal.

Estas reformas toman tiempo y en la encrucijada actual deben tomarse medidas que puedan ser implantadas en el corto plazo. Las posibles ganancias de alianzas entre municipios se comienzan a explorar. En un sondeo donde han participado 22 municipios, la gran mayoría indican que la formación de estas alianzas podría ser muy útil para: procesos administrativos y otorgación de permisos, procesos de planificación territorial y económica, el manejo de emergencias, y el ofrecimiento de servicios de salud, educación y manejo de desperdicios. El poder compartir recursos y aprovechar las economías de escala de asociarse con otros municipios pude ser una alternativa que a corto plazo alivié la pérdida de recursos.

Asegurar la supervivencia inmediata de los municipios también requiere que el gobierno central aporte a la solución. De manera inmediata, es imperativo que se busquen recursos para evitar reducciones adicionales al fondo de equiparación. La posibilidad de un impuesto temporero a corporaciones exentas, que por años se han beneficiado de la exoneración del pago de patentes, debería ser una alternativo bajo seria consideración.

Otras columnas de Eileen V. Segarra Alméstica

viernes, 19 de julio de 2019

¿Por qué nos indignamos?

Eileen Segarra indica que Puerto Rico necesita crear una economía que brinde posibilidades a todos, más allá de la válvula de escape de la emigración

💬Ver 0 comentarios