Samuel González

Punto de Vista

Por Samuel González
💬 0

La tarjeta para pagar la deuda

Cuando se anunció el plan escalonado de recortes para la Universidad de Puerto Rico (UPR), en una columna previa publicada en este periódico indiqué que nuestro primer centro docente se convertiría en la tarjeta para pagar la deuda. Y que con los recortes anunciados se procedería con el cierre de varios recintos.

Cuando fue nombrado, el nuevo presidente de la UPR, indicó que podía trabajar con los recortes. Sin embargo, siguió actuando igual y perdió la oportunidad de predicar con el ejemplo. 

En medio de la crisis, recibió el salario más alto que ha tenido una persona en ese cargo. Además, ha burocratizado más la administración central.

Aunque el gobierno no ha hecho un pago de la deuda, siguen desangrando a la UPR. ¿Por qué los recortes han sido despiadados para la UPR, y no fue declarada la Universidad del estado como una prioridad? 

El plan para el desmantelamiento y el desplazamiento de la Universidad pública ya estaba delineado por el gobierno de Ricardo Rosselló. Los aumentos en la matrícula y los recortes en las asignaciones presupuestarias asignadas a los recintos provocaron una reducción en la contratación de profesores. La situación afectó la oferta académica, provocando una reducción en la matrícula de los estudiantes en todos los recintos.

Ante los cambios en vigor y ante el perfil predominante de los estudiantes, que en su gran mayoría trabaja, el resultado ha sido negativo para la UPR. Ya no se matriculan con una carga académica completa y, ante la ausencia de oferta académica que responda a sus necesidades, se ha producido en un éxodo a las universidades privadas.

A esto se suma la desaparición de programas nocturnos y la lentitud para aprobar cambios curriculares y nuevas ofertas. Todo abona a la reducción de matrícula. Por estos cambios, la UPR se ha hecho vulnerable.

En tanto, paralizar la Universidad como protesta es inconsecuente porque los que han entregado también entregaron su gobernanza y próximamente su sistema de retiro.

Otras columnas de Samuel González

💬Ver 0 comentarios