Edgardo Rodríguez Juliá

Puertorro Blues

Por Edgardo Rodríguez Juliá
💬 0

La teacher

Cuando comencé mi carrera como profesor universitario a los veintidós años, en 1968, algo que me resultaba curioso —para nada escandaloso—era la cantidad de profesores casados con exalumnas. Uno de ellos me aseguraba, con nada de cinismo, que a ese fenómeno se le llamaba “el eros pedagógico”. Me citó a Platón. Me advirtió que algún día tendría la tentación. Yo tenía veintidós años y mis estudiantes hembras dieciocho. Podría ser novio de muchas, y no el seductor sinuoso, ventajero y acechante, el Humbert Humbert ante un semillero de Lolitas. Mi mentor, ya aburrido en la medianía de edad con su exalumna, añadía: “¿Quién que es no es romántico?”

Llegaron los años ochenta. El feminismo había convertido en hostigamiento sexual lo que antes era idilio, la consecución y persecución de las miradas donde la curiosidad podía más, ¡tanto más!, que el deseo. La administración universitaria empezó a distribuirles advertencias escritas, animadas con caricaturas grotescas, a los profesores varones: todos nos habíamos convertido en depredadores sexuales en potencia. Cuando las estudiantes querían consultarme sobre un “quizz”, o llorarme alguna nota, o contarme sobre el padrastro que la acosaba, comencé a dejar la puerta de mi oficina abierta.

El “me too” ha hecho mucho bien al destacar los abusos de poder, o en situación ventajera en lo tocante a empleo o jerarquía, como sería un jefe, o un profesor. Como siempre, las ventajas del descubrimiento pronto se convierten en perversión, como la fotografía convertida en pornografía, el átomo en la bomba atómica. Las relaciones entre los sexos, la posibilidad de aquello que Ortega y Gasset llamaba “el enamoramiento”, ya están marcadas, para siempre, por la cautela y la desconfianza. El sexo opuesto exige algo más que respeto; se exige cierta indiferencia a lo cara de butaca. Prohibidos los piropos o las miradas cómplices. Vamos camino al puritanismo. Cierta “satería”, que es muy antillana, está prohibida, so pena de espetarte un “me too”.

En Francia conocemos casos notorios de jovencitos que se enamoraron de sus maestras. Es la tierra de las “Lolitas” al revés. Mientras Humbert Humbert era un acechante depredador con un sentido fatalista de su propia degeneración, estos romances a la francesa declaran que el enamoramiento, “enchule” diríamos nosotros, no conoce barreras de edad. El caso más notorio es el del propio presidente francés, Emmanuel Macron, casado con una mujer quien fue su maestra y le lleva alrededor de veinte años. No se trató de violación legal—ambos eran adultos—, pero aquí, como en otros casos, debemos preguntarnos a qué edad un joven, o jovencita, están en edad para consentir a una relación romántica, o íntima. Según los actuales estatutos, posiblemente Romeo y Julieta serían protagonistas de violación legal, o “estatutoria”.

Quizás fue esa euforia, el “enamoramiento”, la alteridad más monda que lironda de los sexos, la conciencia del deseo, el “enchule”, lo que llevó a la maestra de inglés Yaira Cotto Flores a enamorarse de un alumno menor de edad.

Ella no fue discreta, él fue atrevido. Las compañeras del plantel se lo advirtieron, Yaira no les hizo caso. Ella, mujer casada, con dos hijos, siguió adelante con la seducción vía internet. Los correos electrónicos fueron subiendo del tono romántico que siempre tuvieron, por lo que el alumno y la teacher terminaron en un motel.

El lunes 24 de septiembre el juez federal Domínguez sentenció a Yaira a diez años de cárcel, el mínimo por “violación estatutoria”, entiéndase, violación de un menor. ¿Era posible una probatoria? Esta mujer tiene veintinueve años y cuando salga, a los casi cuarenta, tendrá que cumplir ocho años más de libertad supervisada. Sólo puede revisarse la sentencia a los ocho años y medio. A Bill Cosby, un depredador sexual consecuente, lo sentenciaron de tres a diez años de prisión.

Yaira es madre de dos hijos, claramente está arrepentida de sus actos, su esposo la ha apoyado en toda su ordalía legal; hasta el propio juez reconoce que es buena madre. A la madre del muchacho “violado” no le interesa que Yaira vaya a prisión. Mientras tanto, la fiscal federal Elba Gorbea está empeñada en que vaya a prisión lo antes posible, ya, inmediatamente. Argumenta que Yaira ha estado en libertad bajo fianza desde 2016.

La desproporción de esa sentencia respecto del delito —aparentemente inevitable según nuestra verdadera ley, la federal, “the law of the land”— resulta escandalosa. El pecado de Yaira, quizás ya resuelto en su conciencia —decía San Agustín, algo crípticamente, que “el castigo del pecado es el propio pecado”— ahora se enfrenta al desorden y el daño a la redonda que provee el estatuto y la sentencia del juez, el estado mismo. Una madre queda sin sus dos hijos, éstos sin madre de cara a la adolescencia, el padre se convierte, además, en padre soltero. La madre enardecida imprudentemente por el enamoramiento se convierte en presidiaria; es como si el estado convirtiera la desgracia en tragedia, en caos emocional; la justicia se ha vuelto, más que ciega, enceguecida por una moral hipócrita. Quien redactó ese estatuto no estaba pensando en una relación donde algún tipo de consentimiento podría ser posible sino en una violación, o penetración, violenta. Es un estatuto en que la mujer, como malévola y perversa “seductora”, aunque incapaz de penetración, lleva la peor parte. Una parejita de adolescentes—ella de catorce, él de dieciséis—se acuestan, ella queda preñada y nadie piensa en una violación “estatutoria”, estupro o abuso infantil; no terminarán en una tragedia de Shakespeare sino en las filas del WIC. Semejante estatuto parece concebido por un pastor bautista sureño, o la hipocresía católica Opus Dei según Escrivá de Balaguer. San Agustín, quien le dio mal nombre a la pasión sexual, hubiese sido más benévolo.

El juez remató la sentencia con un comentario enigmático, que merece atención. Aparentemente un menor “seducido” sufre menos que una Lolita seductora. Refiriéndose al muchacho, y haciendo alarde de un crudo machismo, que honra su toga puertorriqueña, nos dice: “No creo que vaya a ser arruinada (la vida del muchacho) por el resto de su vida. Pero, por ser varón no tiene el mismo impacto que para una mujer”. ¡Qué sabe usted! Juez, con todo respeto, es posible que Yaira sea la ilusión de toda su vida, quizás ese sitio irrecuperable del verdadero enamoramiento.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 10 de agosto de 2019

¿El pueblo dirigente?

La clase dirigente puertorriqueña, en crisis desde hace décadas, podría pasar de una situación de desorden a una de caos, expone el escritor Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de julio de 2019

Estadidad o muerte

Edgardo Rodríguez Juliá expresa que, progresivamente, se le fue restando al estadoísmo la mística del ideal político en Puerto Rico

sábado, 8 de junio de 2019

After Maria, sus mujeres

El escritor Edgardo Rodríguez Juliá comenta sobre el polémico documental After Maria

💬Ver 0 comentarios