Jaime Lluch

Punto de vista

Por Jaime Lluch
💬 0

La tempestad antes de la calma

En la historia de la humanidad, hay muy pocas ocasiones en que el llamado a la calma en medio de una situación muy grave ha logrado reducir por completo las preocupaciones (justificadas) de los ciudadanos ante una coyuntura que es genuinamente difícil. Así que reconociendo que estamos en medio de la tempestad, quiero proveer algunas reflexiones que nos pueden ayudar a empezar a visualizar la calma después de la tempestad.  

Primero, luego de dar la impresión de no tener ni idea de lo que estaba pasando en el mundo, finalmente el gobierno de Puerto Rico está enderezando su política pública en una dirección positiva.  Por ejemplo, la política anunciada en Francia el lunes pasado es parecida a la Orden Ejecutiva 2020-023 del domingo pasado y de hecho la nuestra es más abarcadora. Desde el martes hay unas medidas de auto-confinamiento y de distanciamiento social. Los desplazamientos en Francia están prohibidos y todo el mundo debe estar en sus casas, excepto por las personas que puedan acreditar lo siguiente: los que van desde su domicilio a su lugar de trabajo que puedan acreditar que es indispensable ya que el teletrabajo no es posible en su caso; los que van de su domicilio a hacer compras en supermercados o farmacias y los comercios en la lista abajo, o por razones de salud; los que van a ayudar a familiares en situaciones vulnerables (personas mayores o niños); y desplazamientos breves cerca del domicilio para llevar a cabo ejercicio individual (lejos de otras personas y no en grupo) o para llevar a sus animales domésticos a hacer sus necesidades. Hay una lista larga de los comercios que pueden estar abiertos en Francia y estos incluyen: mercados de comida de todas clases, “boulangeries/pâtisseries” (panaderías/reposterías), comercios para la reparación de automóviles o motocicletas y equipo agrícola, gasolineras, farmacias, kioskos de periódicos/revistas, comercios de computadoras, etc.

Así que aquí estamos siendo más estrictos y eso parece útil y necesario. Hay todavía mucho que hacer sobre el control de las personas que llegan a través de los cuatro aeropuertos locales, la disponibilidad de pruebas rápidas para el virus y la necesidad de contratar a una doctora más competente para el puesto de Epidemióloga “del Estado” (¿qué estado?). 

Segundo, este tiempo de auto-confinamiento lo podemos usar para crear más solidaridad intra-familiar, para enriquecernos culturalmente e intelectualmente, para re-energizar nuestro chef interior, e incluso para nosotros que somos educadores universitarios para aprender nuevas formas creativas de enseñar a través de ambientes virtuales, y de investigar y publicar desde nuestros hogares.

Tercero, va a ser necesario buscar maneras para mantener la salud física y mental de los ciudadanos en este régimen de distanciamiento social. Se debe proveer un espacio para que los ciudadanospuedan hacer ejercicio dentro de estas circunstancias. En Milán, donde la gente está casi en arresto domiciliario, se permite que los ciudadanos salgan a correr, trotar, o caminar rápido, o correr bicicleta “para tener actividad física al aire libre” siempre que sea solos (jamás en grupo) y siempre manteniendo seis pies mínimo de distancia. Igual en San Francisco, el alcalde decretó una exención para actividad física solitaria y alejada de los grupos.  La Orden Ejecutiva 2020-023 debe ser enmendada en ese sentido.


Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 3 de abril de 2020

El Federalismo y el COVID-19

Jaime Lluch expresa que Puerto Rico debe utilizar todos sus instrumentos de política pública para hacer más por neutralizar el virus que lo que esté haciendo el mismo gobierno federal o cualquier estado

viernes, 27 de marzo de 2020

¿La epidemia o la economía?

Lo que se decida hacer en Estados Unidos en la próxima semana va a determinar cuánto daño va a causar el nuevo virus y qué tan pronto podemos volver a una forma de “normalidad”, plantea Jaime Lluch

domingo, 15 de marzo de 2020

Yo me quedo en casa

Por fin, la gobernadora Wanda Vázquez anunció algunas medidas cónsonas con lo que se está viendo ahora con el rápido avance del COVID-19, escribe Jaime Lluch

viernes, 6 de marzo de 2020

Adiós al Alzheimer

Hoy yo no le digo adiós a mi padre, le digo adiós al Alzheimer, pues ahora estamos liberados de ese mal, y él sigue viviendo entre nosotros, escribe Jaime Lluch

💬Ver 0 comentarios