Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

La tierra del Edén y del desdén

Una extraordinaria erupción de belleza nos manifiesta la naturaleza en medio del caluroso verano que arropa la Tierra del Edén; esa que describe Rafael Hernández en su canción “Preciosa”. 

El flamboyán, exuberante con sus flores de tonalidades rojas y amarillas se apodera con majestuosidad del paisaje. Las innumerables playas, de aguas cristalinas y blancas arenas, exhiben sin recato su flora submarina donde juguetean peces de llamativos colores. El río Tanamá supera la imaginación más fantasiosa al conducirnos por su cauce de tonalidades selváticas por túneles subterráneos donde en medio de la aventura y el vértigo se pueden apreciar las huellas de nuestros ancestros indígenas. 

El Yunque, hogar del dios bueno Yukiyú, desde donde reinó para proteger al noble pueblo indígena, reverdece con más intensidad luego del último azote de ira de Juracán, la Señora de los Vientos, cansada tal vez del maltrato consciente a la Madre Tierra. 

Y así, si tomamos una respiración profunda y conectamos con el bendito espacio que se nos ha regalado como hábitat, podríamos llenar páginas y páginas con un testimonio incuestionable: vivimos en una isla paradisíaca. 

Cierro los ojos y me deleito en ese recorrido por las maravillas de mi tierra antes de abrirlos, aguantar la respiración, y posarlos nuevamente sobre los titulares de los diarios que retratan, con cruda verdad, la nauseabunda piscina de aguas usadas en las que navega un sector de nuestra clase política, y a la cual nos arrastran con su inmisericorde chapoteo. Me ocurre cada día. Cuando creo que ya nada me sorprende se abre un nuevo capítulo de esta obra del absurdo que nos ha tocado vivir. 

Hace una semana, el martes 2 de julio, mientras el termómetro escalaba el pico de los cien grados Fahrenheit, el vaporizo que salía de las páginas de los diarios era más intenso, asfixiante. Sofocaba. No encontré una sola referencia a que se cumplían dos años y medio de la juramentación de Ricardo Rosselló Nevares como nuevo gobernador del territorio de Puerto Rico. Inconscientemente nadie lo quiso recordar. Habían pasado 911 días desde aquel 2 de enero de 2017 en que el jovencito que se crió en el Palacio de Santa Catalina y disfrutaba de conducir un four track a alta velocidad había tomado el timón del país. Las portadas de los periódicos hablaban con elocuencia de otro derrumbe: el de la gobernabilidad de la colonia más antigua del hemisferio. El Buró Federal de Investigaciones (FBI), y el programa del periodista Jay Fonseca, parecían ser los únicos en preocuparse por investigar a políticos, funcionarios públicos y empresarios que, en total desdén, manejaban la cosa pública como si fuera una finca privada.  

Ese 2 de julio también se cumplían 243 años en que fue aprobada la separación jurídica de las trece colonias de Inglaterra cuya proclamación de independencia se hizo dos días después. Mientras, la Junta de Control Fiscal, impuesta por el Congreso de los Estados Unidos por encima de la voluntad de los gobernados, contrario a lo que proclamaba dicha declaración de independencia, le daba los toques finales a una demanda contra el gobernador Rosselló por incumplir en repetidas ocasiones las peticiones de la Junta. 

Rosselló, que había dicho en la campaña eleccionaria que él era el único candidato que podía bregar satisfactoriamente con la Junta, pues su plan los convencería de que era el mejor, despachó la demanda diciendo que era una pataleta de la Junta, y se fue a París a ver el juego final del Mundial Femenino de Fútbol.

El director del FBI ha prometido que el verano será uno muy atareado para sus agentes y que el calor aumentará, el de los grados Fahrenheit y el de los diarios. Recomiendo atender el grito de la Naturaleza que nos recuerda que vivimos en un Edén y no en una piscina de aguas usadas. No renunciemos a luchar por vivir a la altura de ese escenario que se nos ha dado.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 13 de agosto de 2019

Cuatro mujeres protagonistas

Silverio Pérez señaló que en esta la histórica en la que Puerto Rico dio un ejemplo al mundo de civismo y compromiso, que en la calle, en la creatividad y en la combatividad, las mujeres llevaron la voz cantante

martes, 23 de julio de 2019

La negación sicológica y política

Silverio Pérez declara que la inmadurez y falta de juicio, incapacidad para discernir, y desapego a la verdad, contribuyen a la negación de Ricardo Rosselló

martes, 11 de junio de 2019

Hacerse el sueco para lo positivo

Silverio Pérez reseña los aspectos positivos de las sociedades escandinavas que Puerto Rico podría imitar

💬Ver 0 comentarios