Mariel González Mendoza

Desde la Diáspora

Por Mariel González Mendoza
💬 0

La tragedia de un accidente automovilístico

Era una tarde fresca y soleada del otoño de 2003 en las montañas de Carolina del Norte. Mi entonces esposo y yo nos dirigíamos en nuestro sedán del año a una cita de negocios. Íbamos conversando sobre planes futuros cuando de repente un camión que transitaba en dirección contraria invadió nuestro carril e impactó nuestro automóvil de frente.

Todo sucedió en cuestión de segundos. El olor a carro nuevo se vio inmediatamente opacado por un fuerte olor a los gases que emanaban de las bolsas de aire. Era un olor muy particular y difícil de describir. Un olor que sólo aquellos que hemos tenido la experiencia de un accidente automovilístico nos ha tocado conocer.

Gracias a que llevaba puesto el cinturón de seguridad y a que las bolsas de aire se activaron, mi cabeza no llegó a impactar el cristal delantero del carro. Sin embargo, sufrí fracturas en mi muñeca derecha y costillas.

Mi esposo sufrió una terrible fractura en su pie derecho, así como algunas cortaduras en la cabeza y en una de sus manos. Milagrosamente sobrevivimos a un aparatoso accidente.

Las cicatrices y el dolor que al día de hoy aún a veces sentimos en las extremidades son un constante recordatorio de aquel evento.

La mayoría de las personas nos exponemos a diario al riesgo de sufrir un accidente automovilístico. Como conductores y pasajeros tenemos la responsabilidad de tomar las debidas precauciones para evitarlos, y para proteger nuestras vidas, y las de nuestros seres queridos en caso de un accidente.

Debemos usar el cinturón de seguridad en todo momento y asegurarnos que los niños viajen en el asiento trasero, en un asiento elevador (booster seat), siempre usando el cinturón de seguridad. Demasiadas veces he sido testigo de niños pequeños viajando en el asiento delantero, o en el asiento trasero sin usar el cinturón de seguridad.

Lamentablemente, mientras escribía esta columna recibí la noticia de la muerte de un niño cuya familia conozco. Viajaba junto a su madre cuando resultaron involucrados en un accidente automovilístico. El menor salió disparado del carro porque supuestamente no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Rezo para que esta familia pueda encontrar consuelo y paz en medio de tan terrible desgracia.



Otras columnas de Mariel González Mendoza

💬Ver 0 comentarios