José E. Muratti Toro

Punto de vista

Por José E. Muratti Toro
💬 0

La traición de Trump a los kurdos

La decisión de Donald Trump de retirar todas las tropas del norte de Siria en respuesta a la solicitud de Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, ha causado tal revuelo en Washington que republicanos y demócratas han regresado a todo vapor a la capital a tratar de mitigar el daño que el presidente no tiene idea que ha causado.

En su afán de salvaguardar sus torres en Estambul, resaltar su sumisión a Vladimir Putin (el anuncio fue hecho el día del cumpleaños del ruso), y demostrar su indiferente desprecio por toda vida que no sea la propia y la de su hija Ivanka, Trump ha abierto la caja de Pandora del Medio Oriente.

Para Trump todo es desechable excepto "cumplir sus promesas de campaña" para que su "base" ciegamente leal, siga creyendo que las cumple y que llegará a: crear empleos para todos; un plan de salud mejor que el de Barack Obama; y triunfar sobre China, lo cual terminará de sacar de la pobreza a los pobres blancos pobres que le siguen creyendo y creyéndose que los defiende a ellos, en vez de a las grandes corporaciones que los empobrecen desde sus operaciones absentistas y su economía de cuenta gotas que promete que algún día los hará ricos a todos.

Hay un factor adicional que no se imaginó al cederle el territorio de Siria a Erdogan: muchos kurdos son sirios y les ha convenido aliarse con el presidente sirio Bashar al Assad para repeler a los turcos, para conveniencia y satisfacción de Irán y Rusia.

Probablemente, según anticipado por el presidente ruso que manipula a Trump como Gepetto a Pinocho, Putin será el nuevo mediador de la paz del Medio Oriente. Y con esa mediación, vendrán acuerdos de mutua defensa para proteger el petróleo ruso, liberar a Irán del grillete de las sanciones estadounidenses, y fortalecer a una Turquía que comparte los sueños de restablecer su antiguo imperio otomano, como Rusia el propio e Irán el persa.

De un plumazo, Trump ha empujado a los Estados Unidos a la trastienda de su sitial de mediador-cum-hegemónico-controlador de las riquezas petroleras de Medio Oriente, dejando en su lugar a sus dos principales adversarios en la región y a una Turquía tan endo-geocéntrica como Rusia e Irán.

El Partido Republicano (y el Demócrata) están conscientes de lo que esto significa para los intereses y la "seguridad nacional" de los Estados Unidos en la región. Por esto han corrido a preparar un "paquete de sanciones" bipartita contra Turquía para tratar de mitigar el daño. Pero el genio ya está fuera de la botella. 

¿Qué puede hacer Europa, la Europa que Trump tanto desprecia y a la que no le importa que le lleguen los miles de terroristas de ISIS que los kurdos van a liberar de las cárceles donde les custodiaban en Siria? ¿Con quién se va a aliar para asegurar su acceso al petróleo del Medio Oriente del que depende? ¿Qué hará China al descubrir que la fortaleza de la "fuerza moral" de los Estados Unidos se resquebraja ante el mundo? ¿A quién le comprará granos y petróleo, y a qué precios, toda vez que, como uno de los principales consumidores a nivel global, pueden manipular la demanda y, con ella, los precios de los productos? ¿Qué hará Kim Jong-un, al ver a un Trump debilitado internamente? ¿Qué países respetarán las sanciones de los Estados Unidos contra Irán, Rusia y las que el Congreso imponga a Turquía? ¿Correrá Trump a imponerles sanciones a todos sus “aliados” por comenzar a negociar directamente con el nuevo bloque de adversarios de Estados Unidos?

En un reciente artículo en el Washington Post, el ex republicano Max Boot pregunta, retóricamente, si este precio a pagar valió la pena a cambio de los recortes en impuestos a los más ricos que Trump impulsó en su primer año en Casa Blanca. Buena pregunta.

Cuenta la leyenda que mientras Roma ardía, incendiada por Nerón, el emperador tocaba su lira, algo que los historiadores han cuestionado, pero que ha prevalecido en el consciente colectivo como muestra de su inhumanidad (como si la ejecución de su madre y sus primeras dos esposas, y su barbárica persecución de los cristianos, no fuesen suficiente). Lo interesante es que la imagen que prevaleció, parece ser un "fake news" que lo demoniza aún más de lo que sus actos se ganaron.

¿Cómo recordarán los estadounidenses a Donald J. Trump?


Otras columnas de José E. Muratti Toro

lunes, 4 de noviembre de 2019

El residenciamiento de Trump o la defensa del imperio de la ley

La resolución del 31 de octubre de la Cámara de Representantes tiene como propósito evitar que Trump termine gobernando por su propio decreto a la primera república en regirse por el imperio de la ley, de acuerdo con José E. Muratti Toro

jueves, 24 de octubre de 2019

Un golpe de estado “light” a la vista de todos

Estamos presenciando un golpe de estado en cámara lenta, lo cual, saturados como estamos por los atropellos y disparatadas acciones del presidente, comenzamos a ignorar, sostiene José Muratti Toro

sábado, 12 de octubre de 2019

Las preferencias de las mayorías y la democracia

Aprender, reflexionar, enseñar a pensar críticamente (no a criticar, sobre todo sin fundamento o reflexión) resulta indispensable como vacuna contra un totalitarismo cada vez más atractivo a nivel mundial, plantea José E. Muratti Toro

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Crónica de un residenciamiento anticipado

José Muratti Toro explica la secuencia de hechos que condujeron a la presidenta de la Cámara federal, Nancy Pelosi, a iniciar un proceso de residenciamiento contra Donald Trump

💬Ver 0 comentarios