Jorge Colberg Toro

Tribuna Invitada

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

La última puerta del ELA

Estipulemos el punto de partida. La independencia no tiene ni remotamente alguna posibilidad electoral. La estadidad, por su parte, tiene más enemigos en los Estados Unidos que en la propia Isla y Puerto Rico jamás se disolverá en otra nación.

Como si fuera poco, los modelos de libre asociación propuestos, abren la puerta a la pérdida de la ciudadanía americana por nacimiento y la relación actual, tiene un serio problema de subordinación política y de legitimidad.

Ante esto, la pregunta es: ¿cuál es la salida entonces a esta encrucijada colectiva?

Vamos a eso.

Descifrar el futuro político de Puerto Rico es complejo. Si analizamos los procesos históricos de los pasados dos siglos - primero bajo España y bajo los Estados Unidos - evidentemente han existido tres tendencias políticas de gran arraigo.

Primero, un sector minoritario, pero fervoroso, que anhela la independencia política pero nunca ha tenido el respaldo electoral; un sector centrista y pragmático que aboga por una relación de autonomía política y un sector conservador que ha proclamado la asimilación e integración con ambas metrópolis.

Entendiendo que la independencia no es una opción electoral real y que la anexión provocará una confrontación emocional destructiva entre los puertorriqueños. Solo queda una alternativa viable  y es la confección de un nuevo modelo de autonomía política - que desde el centro - permita una armonía colectiva que depare progreso y responsabilidad fiscal.

Pero para lograr ese nuevo proyecto autonómico, los populares y estadolibristas tenemos que dar el primer paso y es comenzar a liberarnos de nuestras propias ataduras. Tenemos que “descolonizarnos” en nuestras conciencias de los discursos demagogos, el protagonismo compulsivo de algunos y el oportunismo superficial de muchos.

El segundo paso es hacer la radiografía correcta. Si bien es cierto que durante la fundación del ELA, el proceso contó con el consentimiento del pueblo – al aprobar el mecanismo de la Asamblea Constituyente el 4 de junio de 1951, la selección de los delegados el 27 de agosto de 1951, la adopción de la Constitución el 3 de marzo de 1952 y las enmiendas requeridas por el Congreso e1 4 de noviembre de 1952 – la realidad es que ese proceso no resolvió el asunto de forma final y careció, en su resultado, de la redacción de un verdadero pacto que enmarcara los términos y condiciones de la relación.  

Esa ausencia de un convenio ha provocado que nuestra relación descanse en una confusa estructura política y legal, que depende más de las interpretaciones judiciales, que de la voluntad del pueblo.  

Es hora de rectificar ese error.

En tercer lugar, tenemos que acabar con la demagogia y la mentira. Tan falso es decir que la relación actual no tiene un problema de subordinación política, como decir que es posible un tratado de país soberano en donde controlemos nuestras fronteras y la inmigración, que no apliquen las leyes federales pero, a la misma vez, que tengamos ciudadanía americana por nacimiento y paridad de fondos federales.

Ese “soberano” paquete, es tan falso como la estadidad jibara.

El cuarto paso es entender que los populares y estadolibristas somos la única fuerza política que tiene la capacidad de derrotar la anexión; y que la división ideológica y las luchas de poder, solo adelantan el anexionismo y retrasan al autonomismo.

Y quinto - quizás el más importante - es definir finalmente la ruta autonómica que queremos de forma clara y precisa. Para ello, hay una sola salida, una sola puerta que nos queda. En la próxima columna abriremos esa puerta…la última puerta del ELA.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

lunes, 20 de agosto de 2018

Rebelión popular

El exlegislador Jorge Colberg Toro expresa que la falta de solidaridad, la indisciplina, la intervención de intereses ajenos y la ausencia de un proyecto autonómico creíble y motivador son algunas de las causas del debilitamiento del PPD

miércoles, 8 de agosto de 2018

Demagogia contra el ELA

El exlegislador Jorge Colberg Toro indica que cuando se trata de deudas, no hay estatus que se salve

miércoles, 1 de agosto de 2018

La encrucijada de Rosselló

El exlegislador Jorge Colberg Toro señala que de la decisión sobre la autoridad presupuestaria y el desembolso de fondos federales depende el futuro político del gobernador

lunes, 16 de julio de 2018

La decisión de Taylor Swain: prudencia o colisión

El exlegislador Jorge Colberg Toro expresa que la demanda del gobernador Rosselló contra la Junta va a la médula de la controversia sobre la capacidad del Congreso de legislar sobre Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios