Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

La Universidad desde dentro

Los rumores sobre la muerte y privatización de la Universidad de Puerto Rico son exagerados. Los recortes presupuestarios desmesurados, los escándalos de administradores deshonestos, las huelgas y el descarrilamiento de los planes económicos asociados al musical “Hamilton”, nos han dejado muy vulnerables pero la muerte no es segura.

Desde la década de 1990, la Middle States Commission on Higher Education (MSCHE), ha reiterado la necesidad de reducir la dependencia de fondos públicos y la necesidad de generar ingresos propios. Este señalamiento se sustenta en las tendencias de la educación superior norteamericana y en las quejas constantes de los universitarios sobre influencias políticas indebidas en la gobernanza universitaria. Entre 1994 y 2010 se desarrollaron planes estratégicos y programas para corregir estos señalamientos.

A raíz de la huelga de 2005 se negoció un aumento en el costo de matrícula para cada nueva cohorte y se desarrolló el plan estratégico “Diez para la Década” que planteaba la acreditación de todos los programas acreditables más allá de la acreditación de la MSCHE y serviría para reducir la politización en la toma de decisiones.

Dos décadas de trabajo universitario fueron descarriladas por los conflictos políticos que rodearon la huelga de 2010. Asimismo, en mayo de 2017, como resultado de tres meses de huelga, la MSCHE puso en probatoria a ocho recintos, reafirmando cuestionamientos sobre la gobernanza y sostenibilidad financiera.

Los drásticos recortes de la Junta de Control Fiscal, con la anuencia del gobierno de turno, y el incumplimiento de la UPR con los informes financieros auditados agudizan los cuestionamientos de la agencia acreditadora. Como el estatus en probatoria no puede exceder tres años, el próximo paso es que demuestren por qué no deben ser cerrados estos recintos. Curiosamente, el “show cause” extiende la probatoria por dos años pero requiere un plan de cierre, y cambios drásticos y rápidos que demuestren que la institución debe ser acreditada.

Además del incumplimiento con informes financieros auditados, la otra causa para la “democión” de probatoria a “demuestre causa para no perder la acreditación” es la inviabilidad para cumplir con el estándar VI de acreditación: la capacidad para planificar, y recursos disponibles para el mejoramiento institucional.

Irónicamente, mientras los actores políticos internos (asociaciones estudiantiles, sindicatos, grupos de interés por afiliación política) insisten en resistir al cambio y “defender” el modelo “once recintos una UPR”, la MSCHE, la Junta y los auditores coinciden en que si no se cambia el “modelo administrativo” la institución colapsará. Los actores internos incluyen a la Junta de Gobierno nombrada por el gobierno del Partido Nuevo Progresista, que se ha resistido a cambios drásticos que puedan costar votos en las elecciones de 2020, y a la alianza popular-independentista que domina el recinto de Río Piedras y que piensa que en 2020 una derrota del PNP permitirá la restauración del “status quo”.

La escritura está en la pared, o cambiamos o morimos. Los últimos indicios de la Junta de Gobierno es que se salvarán los tres recintos doctorales. Pero no lo diga en voz alta, se acercan las elecciones.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

miércoles, 10 de abril de 2019

La educación es un valor

Emilio Pantojas García señala que Puerto Rico pasó de la educación como un valor a la educación como una mercancía

viernes, 29 de marzo de 2019

Carmen Yulín, el neopopulismo y su partido

El profesor Emilio Pantojas analiza la movida de Carmen Yulín Cruz Soto al anunciar su aspiración a la candidatura a la gobernación por el Partido Popular Democrático

💬Ver 0 comentarios