Marcel Castro Sitiriche

Tribuna Invitada

Por Marcel Castro Sitiriche
💬 0

La UPR reclama en el Tribunal Federal

La Asociación de Profesoras y Profesores del Recinto Universitario de Mayagüez (APRUM) encaminó esta semana gestiones en defensa de la Universidad de Puerto Rico (UPR) como institución esencial para la revitalización social y económica del país.  

Como miembros de la comunidad universitaria y, en especial, como acreedores sociales comprometidos con la educación pública de excelencia y accesible a todos los puertorriqueños, la APRUM radicó el 9 de julio una demanda ante la Corte Federal para el Distrito de Puerto Rico a través de los licenciados Rolando Emmanuelli Jiménez y Yasmín Colón Colón. El propósito de la misma, aprobada en asamblea de la APRUM en mayo, es defender a la UPR ante los ataques económicos de la Junta de Supervisión Fiscal y del Gobierno de Puerto Rico. Dichos ataques quedaron claramente evidenciados en el presupuesto que la JSF impuso el 2 de julio de 2017. Además del recorte de $201 millones para este año fiscal, se proyecta un recorte de $296 millones para el 2019 y de $382 millones para el 2020.

Estudios realizados por reconocidos economistas del patio han demostrado la aportación de la UPR a la economía del país y al bienestar social de las comunidades impactadas por la labor diaria en los recintos y a través de la movilidad social que representa para sus egresados.  Estos estudios estiman el impacto económico que tendrían los recortes de la UPR en la economía de Puerto Rico. La demanda radicada por la APRUM se nutre de estos estudios, así como del Plan Fiscal Sostenible para la UPR.

El reto que enfrentamos es enorme ya que en la corte en la que estamos radicando la demanda se encuentran litigando bonistas que han exigido que, de ser necesario, se utilicen todos los recaudos del Gobierno de Puerto Rico para pagarles su deuda.

No obstante, entendemos que la crisis fiscal del Gobierno de Puerto Rico no se debe a la falta de recaudos, sino a la deuda insostenible que adquirió el gobierno en complicidad con organizaciones financieras. A esto se le suma la insuficiencia de fondos disponibles para el sistema de salud y el sistema de retiro del ELA, necesidades que han sido ignoradas por los gobiernos de turno durante las últimas tres décadas.

Según fue publicado por este medio hace unas semanas, el propio Secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy Rivera, constató que la UPR es el motor del desarrollo económico de Puerto Rico. La demanda de la APRUM no es solo para el beneficio del profesorado y de la comunidad universitaria. Entendemos que acreedores responsables interesados en recuperar su inversión en el largo plazo también se verían beneficiados si la UPR cuenta con los recursos necesarios para aportar a la recuperación del país. Esta situación tal vez representa el mayor reto que vamos a enfrentar como pueblo en muchos años, pero a la vez nos provee la oportunidad única de unirnos en la defensa de los recursos que nos hacen falta para construir una sociedad sostenible y con la autonomía necesaria para lograr una democracia saludable.

💬Ver 0 comentarios