Luis Alberto Ferré Rangel

600 palabras

Por Luis Alberto Ferré Rangel
💬 0

La UPR: ¿su peor enemigo?

El debate va más allá del ahorro o no de $300 millones. La pregunta central debe ser cuál es el proyecto universitario necesario para que Puerto Rico pueda salir de la crisis social, política y económica en que nos encontramos.

¿Cómo se coloca la UPR en el centro de innovación social y académica con una mirada integral y holística hacia los recursos internos y los retos externos que nos enfrentamos?

La lista de fortalezas académicas e investigativas es larga. Empezando por sus estudiantes: sus ejecutorias en las pruebas de admisión universitaria superan las de la mayoría de los estudiantes del País y su promedio general de escuela superior es de 3.60.

Sabía usted que:

•el Recinto de Río Piedras es la única institución de educación superior en Puerto Rico en alcanzar la clasificación “High Level Doctoral / Research University” por la Carnegie Foundation for the Advancement of Teaching —una de 335 universidades en Estados Unidos con esa clasificación;

•el 87% de sus programas susceptibles a acreditación están reconocidos por agencias internacionales, lo que garantiza una preparación competitiva de orden mundial;

•ocupa la primera posición en generar investigación en Puerto Rico y el Caribe;

•la Facultad de Administración de Empresas del Recinto de Río Piedras está en el 5% de todas las escuelas de negocio en el mundo acreditada por la Advancing Quality Management Education Worldwide;

•Según la edición de SCImago Institutions Ranking 2016, la UPR se destaca como la única universidad de Puerto Rico a nivel mundial y entre las 15 mejores de América Latina en investigación científica. Ocupa el lugar 503 de 5,000 universidades reconocidas mundialmente por sus iniciativas en el campo de investigación.

•tiene numerosos programas más reconocidos y acreditados por prestigiosos organismos internacionales.

Estos son algunos ejemplos. El catálogo completo de competencias está contenido en la sección de Fortalezas del Plan Estratégico 2017-2022. (http://www.upr.edu/plan-estrategico-upr-2017-2021/).

A la Universidad le sobran talentos. No le ha faltado esfuerzo y empeño, pues esos méritos son resultado del trabajo duro y la perseverancia de generaciones de estudiantes, profesores y trabajadores. Pero por mejores intenciones que hayan tenido administradores y la propia comunidad universitaria, le ha faltado empuje a la hora de transformarse y de innovar para buscar fuentes que le generen sus propios ingresos basados en su talento, en sus investigaciones y en las inmensas iniciativas de acción social que produce.

Ese caudal de inteligencias y aptitudes ha sido desaprovechado como recurso interno que identifique y cree oportunidades para sacar a la universidad de la dependencia severa que tiene del Erario. Ni siquiera ha sido capaz de generar proyectos internos de energía renovable que le ahorren el costo por consumo de electricidad, a pesar de que el Recinto Universitario de Mayagüez produce profesionales de tal grado que son buscados por reconocidas empresas del exterior.

La Universidad recibe más del 9.6% del Fondo General, más del 90% de su presupuesto que supera los mil millones de dólares. Ninguna otra universidad en Puerto Rico tiene asegurada semejante partida.

En su renglón de fortalezas, el Plan Estratégico expone que más del 68% de los estudiantes se benefician de la beca federal y que está entre las primeras 45 instituciones con los costos más bajos de matrícula de Estados Unidos y Puerto Rico. Si las becas Pell fuesen eliminadas, las universidades privadas quedarían sin fondos para operar. La UPR todavía tendría la mayor parte de su ingreso.

Se habla mucho de autonomía e independencia universitaria y ciertamente hay enormes retos internos y externos que atentan contra ella. Pero la mejor manera de defender esa autonomía es transformando la Universidad y haciéndola relevante para nuestros tiempos.

Las propuestas que baraja la administración de la Universidad tienen el potencial de contribuir a su sostenibilidad presupuestaria, y optimizar sus operaciones y diversificar las bases de financiamiento a través de alianzas locales e internacionales con entidades de todos los sectores, como establece su Plan Estratégico. Pero ese es solamente el comienzo.

La crisis que enfrentamos nos requerirá plantearnos y asumir paradigmas nuevos, como individuos y como sociedad. La UPR tiene todas las capacidades para re inventarse y transformarse. Posee el caudal intelectual más rico de todo Puerto Rico.

Lo primero que tiene que hacer es dejar de ser su peor enemigo.

Otras columnas de Luis Alberto Ferré Rangel

domingo, 16 de septiembre de 2018

La respuesta

Luis Alberto Ferré Rangel señala que la ética solidaria es un recurso valioso para edificar todo lo que colapsó en Puerto Rico aún antes del huracán María

domingo, 2 de septiembre de 2018

Siembra

Luis Alberto Ferré Rangel plantea que el devenir social, económico, cultural y político del Puerto Rico post María, dependerá de cómo el sector privado y el gobierno se apalancan de la experiencia, del peritaje, de la voluntad y de las redes de colaboración del tercer sector

💬Ver 0 comentarios