Pedro R. Ortiz S.

Punto de vista

Por Pedro R. Ortiz S.
💬 0

Lavarse las manos, no la conciencia

La pandemia del coronavirus ha sido el detonante de una crisis económica y política a nivel mundial. Mientras unos están en una carrera contra el reloj para tratar de encontrar vacunas, medicinas y otras medidas salubristas para contener el mal, otros pretenden aprovechar el tiempo para ir a la búsqueda de agendas de represión y explotación que hace ya mucho tiempo que la humanidad debió haber dejado atrás.

Puerto Rico no es, ni mucho menos, uno de los primeros países en esta catástrofe. De hecho, hasta ayer hacíamos el país 112 en las cuentas mundiales sobre la pandemia. Pero los casos aquí, a base de las cuentas oficiales, han aumentado de cuatro o cinco casos a más de sesenta en apenas una semana y ocupamos el sexto puesto entre las islas del Caribe. Eso no pinta bien.

Las islas caribeñas subieron tristemente su posición de menos de treinta por ciento a más de 38 por ciento de los países que están afectados en todas las riberas del Mar Caribe.

Pero no es solo la amenaza del contagio y las dificultades del encierro preventivo. Entre nosotros hay muchos trabajadores a los que los patronos los han dejado sin salario, hay empresarios que ven en esto una oportunidad para lograr un mundo esclavo, de la misma manera que hay quienes ven en esto una ventana de oportunidad para impulsar una dictadura en momentos en que creen que el pueblo no puede responder.

A esas complicaciones se suma el problema de que se están haciendo tan pocas pruebas de detección, que no tenemos forma de saber cuál sería la cifra real de contagiados. Esto junto a un problema de logística en la forma de acarreo para que los hospitales transporten la prueba a donde sea que la tengan que enviar. De la misma manera, darle una ayuda exigua a gente que se ha quedado sin recursos para sostener su familia, no parece muy sabio.

Toda esta situación hace recordar demasiado lo que nos pasó cuando los huracanes y durante los temblores de tierra.

Mientras tanto, una mujer, la científica china Chan Wei debería ser centro de atención de la prensa mundial. Ella, en unión a un equipo de la Academia de Ciencias Médicas Militares de China, ha descubierto una vacuna contra el COVID-19. Sabemos que están en los procesos finales de pruebas y que se espera que la producción masiva de la vacuna comience en cuestión de meses.

¿Por qué los periódicos no nos cuentan más sobre ella y sobre ese magno esfuerzo que podría ayudar a toda la humanidad?

Por otro lado, intentar eliminar los derechos democráticos y los derechos económicos como se planifica puede producir otro tipo de epidemias, más perniciosas, mucho más terribles para toda la llamada civilización occidental.

Si el mundo tiene que cambiar, debemos esforzarnos para que cambie para bien. Para eso, tenemos que comenzar por algo muy sencillo. A los que me quieran escuchar lo que les digo, este es el momento de ayudar a evitar contagios tomando medidas como lavarse las manos, pero no lavarse las conciencias. Debe ser lo contrario. Tratemos de mantenernos alertas, por nosotros; por el prójimo… y por la paz.

Otras columnas de Pedro R. Ortiz S.

sábado, 14 de marzo de 2020

Ante la pandemia, educar en lo que más vale

Ahora es momento de demostrar la amistad y la solidaridad en su sentido más profundo. Hay que ocuparse de los que dependen de cada uno de nosotros, escribe el padre Pedro Rafael Ortiz

martes, 10 de marzo de 2020

Ante las epidemias… la solidaridad no se detiene

Lavarse las manos es importante, pero lo es mucho más que comencemos a planear cómo vamos a socorrer a los afectados. ¡Que nadie quede solo!, dice el padre Pedro Rafael Ortiz

miércoles, 26 de febrero de 2020

Alexa, dolor vestido de marginalidad

Pedro R. Ortiz S señala que Puerto Rico necesita un pueblo y un gobierno más sensible a la dignidad de la persona humana

jueves, 9 de enero de 2020

Necesitamos el ingenio de Puerto Rico

Puerto Rico necesita el concurso urgente de las mentes de jóvenes arquitectos e ingenieros para encontrar soluciones prácticas que permitan que tengamos comunidades más resilientes señala el sacerdote Pedro Ortiz

💬Ver 0 comentarios