Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

La venta del pasillo de PRIDCO

Justo cuando se publicaba un reportaje sobre la acumulación de escombros que ha arruinado las playas de Rincón, saltaba a la luz               pública el famoso mapa de la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO), en el que la agencia ofrece, para alquiler o venta, unos terrenos ubicados en áreas protegidas.

Esgrimiendo esa ambigua y manoseada excusa de que todo lo que se pretende es fomentar proyectos ecoturísticos, se lanzan a jugadas extrañas para entregar a la especulación lugares que no deberían tocarse.

Los proyectos ecoturísticos a los que se refieren, se presentan al principio muy amigables y medio ambientales, pero poco a poco los proponentes van cambiando los planos, y a última hora se descubre que la verdadera intención es levantar un edificio de diez pisos, un parking de 100 plazas, y unos espacios comerciales donde abrirían tiendas, bares y chinchorros, todo lo cual va acompañado del descargue de desechos tóxicos, plásticos y aceites.

El mismo perro nos ha mordido infinidad de veces.

De hecho, nos mordió en Rincón. Allí se observan claramente las consecuencias de las corruptelas, los tratos por debajo de la mesa, y los proyectos que recibieron una autorización que nunca debieron darles. Algunos de los que hoy cacarean en contra de los mapas de PRIDCO, son los mismos que estaban en posición de evitar las construcciones disparatadas de Rincón, y no lo hicieron.

De vez en cuando oímos las historias de acaudalados empresarios, o figuras del espectáculo internacional, que compran o venden pequeñas islas paradisiacas. Hace pocas semanas, sin ir más lejos, se discutía en la prensa española la venta de un islote en las inmediaciones del archipiélago de las Baleares. En dicho islote, que cuenta con solo una casa del siglo 18, y una cabaña, no se puede construir absolutamente nada nuevo, y si el deseo del dueño es reparar las edificaciones existentes, tiene que hacerlo bajo la supervisión del ayuntamiento, que velará para que no se altere el estilo original. Ni siquiera puede hacerse una piscina, y, lo más importante, la playa no podrá ser restringida al público.

Si el que la compra acepta todas esas condiciones —y en efecto, todo salió porque había un comprador que las aceptaba—, que la disfrute. Pero primero está el interés público.

Islas o cayos privados hay muchos por ahí, en Bahamas o en la Polinesia, hasta Marlon Brando tenía su propia isla. Pero hoy, cuando se promociona la venta de un islote, o de cualquier otra propiedad insertada en un área protegida, hay que tomar en cuenta muchos factores, porque el mundo ha despertado a su terrible realidad. Amarrarle las manos al comprador es un punto para tener en cuenta: podrá disfrutar de su reino, pero sin alterar el entorno.

Hace algunos años nadie hablaba de cambio climático, ni de las barreras de coral, ni del aumento en el nivel del mar o la erosión. Los dueños de las casas y edificios destrozados por la fuerza de la naturaleza en Rincón,perdieron sus propiedades, que ya es doloroso, pero eso no es nada comparado con la herencia atroz que le han dejado al pueblo. Es tal el daño infligido, que ahora las autoridades sostienen que solamente FEMA, o el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, tienen la capacidad de movilizar el equipo y el personal que se necesita para limpiar la playa, a un costo de muchos millones.

Aun después de hacer esa limpieza, si es que se hace algún día, la playa de Rincón nunca volverá a ser lo que era. De un lado, por el efecto del calentamiento global y la pérdida de arena, que ha sido brutal; eso no hay ejército que lo controle. Del otro, porque la mano del hombre —y en especial la de los funcionarios corruptos— propició que cayeran verjas, paredes, piscinas y techos, donde no tenían que haber estado, y ahora nadie, ni en Planificación ni en Recursos Naturales, da la cara para resolverlo.

Es por todas esas razones, a tan poco tiempo de haber pasado el huracán, que las ofertas del mapa de propiedades públicas para la venta, son temibles. Es como si al Gobierno no le importase que el espectáculo de Rincón se repita en otras playas. Y así, por otro lado, sigue dando luz verde a nuevas construcciones en áreas donde se sabe positivamente que el mar va a entrar, y que los cimientos serán socavados, y que los muros que hoy parecen imbatibles, se derrumbarán y arruinarán la playa.

En estos temas, siempre termino por citar al oceanógrafo Aurelio Mercado, que se anticipó al desastre costero causado por María, y que advierte —al parecer sin mucho éxito— que todos esos permisos que se conceden para nuevos desarrollos, pegados al mar, nos van a pasar una factura terrible, no dentro de treinta o cuarenta años, sino en mucho menos tiempo, es decir, ya mismo.

Cojan ese mapa de propiedades en venta, agreguen las restricciones de los terrenos que están en zonas protegidas, y no sean tan frívolos, eviten litigios, pero sobre todo eviten destrozos.

La carrera por sacar dinero cuanto antes, vendiendo lugares espectaculares, sin recalcar controles y especificaciones, es más perjudicial que cualquier reforma laboral. A la reforma se le puede dar para atrás en otro momento, pero las recursos naturales que se enajenan y se dañan, no se recuperan nunca.

Otras columnas de Mayra Montero

domingo, 20 de mayo de 2018

Recoger dinero de las matas

Mayra Montero comenta sobre los recaudos extraordinarios de Hacienda en abril y la implicación de un mes bueno en el escenario de un país en quiebra, donde el gobierno no explica con rigor, por lo que en medio de la austeridad, la incertidumbre ciudadana aumenta

domingo, 13 de mayo de 2018

La venta del pasillo de PRIDCO

La escritora Mayra Montero aborda el tema de la peligrosidad de que en la crisis, el gobierno procure sacar dinero vendiendo recursos naturales sin control

domingo, 6 de mayo de 2018

La maldición del chat

La escritora Mayra Montero satiriza sobre los peligros de los chats cibernéticos

martes, 1 de mayo de 2018

Marchar a ciegas

La escritora Mayra Montero analiza el saldo de las manifestaciones del 1 de mayo de 2018, centradas en el repudio a las reformas impulsadas por la Junta de Supervisión Fiscal

💬Ver 0 comentarios