Eduardo Berríos Torres

Tribuna Invitada

Por Eduardo Berríos Torres
💬 0

La verdad sobre el Plan de Retiro de la UPR

Al reclutarnos, más de 19,000 puertorriqueños aceptamos el acuerdo contractual con la Universidad de Puerto Rico de aportar a un Plan de Retiro de Beneficios Definidos que sería nuestro sustento al pensionarnos. Los 8,800 pensionados y 10,200 empleados de la UPR hemos cumplido con todos los requisitos establecidos en dicho contrato. Aún más, desde su creación, en 1945, nos hemos autoimpuestos ajustes a dichos requisitos.

La Junta de Retiro de la UPR, compuesta por 17 representantes, democráticamente electos por sus pares (pensionados y empleados) de las unidades académicas y administrativas del centro docente, aprobó ajustes a los requisitos y beneficios del Retiro-UPR para fortalecer el fondo de pensiones. Los ajustes a los requisitos y beneficios aprobados por la Junta de Retiro en los pasados cinco años lograron su propósito, aumentar la solvencia y garantizar la perpetuidad del Retiro-UPR, registrado en 2016 como un Fideicomiso bajo la Ley de Fideicomisos (Ley 219, 2012) para añadirle una protección adicional como patrimonio autónomo e independiente de las finanzas de la UPR.

La solvencia del Fideicomiso, que a pesar de los retos económicos y de las decisiones administrativas de la UPR -como la congelación de más de 1,000 plazas e incumplir con el pagaré de amortizar su deuda actuarial con el Fideicomiso- ha permitido que en los pasados cinco años la cartera de inversiones generara ganancias sostenidas en un promedio de $116 millones anuales. Si el patrimonio autónomo del Fideicomiso de Retiro-UPR está solvente, ¿por qué ahora unilateralmente la Junta de Control Fiscal quiere cerrarlo? y ¿por qué el gobernador, Ricardo Rosselló y la Junta de Gobierno-UPR no lo defienden?

La Junta de Retiro-UPR ha remitido a la Junta de Control Fiscal dos misivas, las cuales se han notificado al gobernador y a la Junta de Gobierno-UPR, con información de estudios actuariales que demuestran que su propuesta de cerrar o congelar el Retiro-UPR va en detrimento para el patrimonio autónomo del Fideicomiso de Retiro-UPR, cuya solvencia y perpetuidad se afectará adversamente si la Junta de Gobierno-UPR acepta implantarla.

El estudio actuarial más reciente (enero 2018) refleja que el cierre o congelación del Retiro-UPR causará que el Fideicomiso de Retiro-UPR se quede insolvente en el 2043. Dicha propuesta provocará el desfalco financiero de la UPR ya que le requerirá deshacerse de activos para subsidiar la nómina millonaria de pensionados que viene obligado a pagar.

La nómina de pensionados actualmente es de $200 millones anuales y es solventada por los activos del patrimonio autónomo del Fideicomiso del Retiro-UPR. Dentro de cinco años, de cerrar el Retiro-UPR, esa nómina aumentará a $500 millones para responderle al 75% de los empleados de la UPR con derecho a su pensión. Le corresponde a la Junta de Control Fiscal y a la UPR revelar cómo se responderá y garantizará el pago de la nómina presente y futura de los pensionados del Retiro-UPR si se cierra el Plan de Retiro-UPR. Esta es la verdad del Plan de Retiro-UPR.

💬Ver 0 comentarios