José Fuentes Agostini

Punto de Vista

Por José Fuentes Agostini
💬 0

La verdad sobre la nueva ley federal de Medicaid

Durante las últimas décadas, Puerto Rico ha confrontado una batalla campal por conseguir igualdad con los residentes de los estados de la nación, en la adjudicación y rembolso de gastos de salud bajo el programa federal Medicaid. Este es el programa mediante el cual el gobierno federal comparte con los estados y territorios el costo de proveer servicios de salud a personas de bajos ingresos. 

Esta ha sido una de las tareas más arduas en el Congreso pues representa el financiamiento de todo el andamiaje de salud del territorio de Puerto Rico. La falta de estos fondos federales representa el impacto más oneroso al erario local. Bajo la administración de Alejandro García Padilla, los fondos se gastaron desmedidamente y casi se acababan a principios de 2017. La comisionada residente Jenniffer González consiguió en aquel momento una asignación especial de casi $400 millones para salvar el programa. Luego de los huracanes Irma y María, la comisionada logró una asignación de $4.8 mil millones para los años fiscales 2018 y 19, y el presidente Donald Trump eximió a la isla del 100% del reembolso.

Luego de un esfuerzo bipartita monumental, nuestra comisionada González, con la ayuda de otros congresistas republicanos y demócratas, logró que por primera vez en nuestra historia se trate a Puerto Rico con un grado de equidad nunca visto. 

El acuerdo con el presidente del Comité de Presupuesto, el republicano de Iowa, Chuck Grassley, beneficiaria a Puerto Rico con casi $3 mil millones (ahora son solo $375 millones) por año, subió de 55% a 76% el pareo federal, el mismo nivel que tiene el estado de Mississippi, todo retroactivo a octubre de este año. El impacto directo al fisco de la isla equivale a $6 mil millones en dos años. La intención y el efecto de esta medida es que se amplíen y extiendan los servicios de salud a cientos de miles de puertorriqueños.

Originalmente el acuerdo era por cuatro años. Sin embargo, debido a que el impacto de la medida sobre el presupuesto nacional sobrepasaba los $1.37 trillones permitidos, el presidente Trump le solicito al senador Grassley que recortara sus expectativas por la mitad para evitar un desbalance en el presupuesto nacional. No solo impactó a Puerto Rico, sino a todo el paquete de programas de salud según negociado. Algunos programas, como los Centros de Salud Comunitaria, solo recibieron fondos hasta mayo de este año fiscal.  La reducción impactó todas las esferas federales y estatales que salían beneficiadas en la negociación. Nunca fue Puerto Rico el objetivo único de la reducción.

El acuerdo de fondos en esta ley no rechaza ni prohíbe las cantidades ya propuestas para los años fiscales 2022 y 23 ($6.126 mil millones adicionales para Puerto Rico). Por el contrario, fuerza que al igual que el resto de los estados y territorios, se acuerde expandir los servicios ofrecidos y financiados anteriormente, con presupuesto de esos años específicos. Claro, al no tener dos senadores y representación congresional proporcionada que nos defiendan si fuéramos estado, cualquier cosa podría suceder.

Inmediatamente los políticos mercaderes de la deshonestidad y avaricia política personal salen criticando y culpando al presidente y a nuestra comisionada. Todos mintieron descaradamente para lograr unos puntitos políticos. Los más incompetentes, socialistas y colonialistas fueron los primeros en mentirle al pueblo, y son precisamente ellos los que nos tienen en el atolladero en que nos encontramos.

Arriba les presento los hechos como son para que cada cual pueda llegar a su propia conclusión, pero en algún momento tenemos que ser agradecidos y dejarnos de politiquería barata.  

José Fuentes fue Secretario de Justicia de Puerto Rico de 1997 a 2000.

Otras columnas de José Fuentes Agostini

💬Ver 0 comentarios