Hiram Sánchez Martínez

Tribuna Invitada

Por Hiram Sánchez Martínez
💬 0

La vergüenza que causa el caso de Luisito “el bebé”

Luisito “el Bebé” será como es, hasta que muera. La retardación mental o discapacidad intelectual —como se llama ahora— no se cura porque no es una enfermedad, sino una condición. Del mismo modo que hay quien nace genio, hay otros que nacen con deficiencia intelectual. De distintos grados, naturalmente. El de Luis Pérez Galbán es “severo”, a tal grado que el Tribunal de Apelaciones concluyó que no podía imputársele ningún delito por darle a su mamá, de 78 años, con un palo de escoba.

El caso, sacado a la luz pública por Benjamín Torres Gotay, de este periódico, nos ha dejado atónitos, casi sin habla. La retardación o discapacidad intelectual severa no es una de las cosas fáciles de simular, como hacen algunos para cualificar para pensiones del Seguro Social. Sencillamente, a menos que se trate de un actor o actriz profesional, no hay modo de engañar a una fiscal o a un juez. ¿Qué fue, que en este caso ambos pensaron que Luisito “pudiera estarse haciendo”? ¿En serio?

La sentencia del Tribunal de Apelaciones es muy reveladora en cuanto a la actitud de indiferencia incomprensible de nuestro sistema de administración de la justicia. Un policía acude a atender una querella de agresión con palo de escoba (no se había asesinado a nadie). Allí los vecinos le informan al agente sobre la condición mental del “sospechoso”, un hombre de 37 años con mente de un niñito —que por eso le apodan “Luisito el Bebé”—; el policía llama al Departamento de la Familia, pero no sabemos lo que le responden (“¿No tenemos personal?, ¿Llame a la fiscalía?, ¿Vaya donde un juez?, ¿A mí plin, eso no es asunto nuestro?”); el policía llama a la fiscalía y la fiscal de turno le dice lo que yo imagino fue: “Sométale, que nosotros no somos siquiatras, nuestro trabajo es acusar; explíqueselo al juez que él sabrá que hacer”.

Pero el juez no supo qué hacer, probablemente no está adiestrado para saberlo, y si lo sabía no lo hizo. Solamente se le ocurrió enviarlo a la cárcel acompañado por la notita: “El imputado aparenta padecer de retraso mental severo y es paciente de APS” (el programa de salud mental para pacientes de la Reforma).

Supongo que esa noche el policía, el personal de Familia, la fiscal y el juez durmieron como lirones. No así Luisito “el Bebé” que sin comprender lo que sucedía a su alrededor comenzó su ordalía de dos meses. Dos meses que solo acabaron porque la prensa denunció el atropello, el país reaccionó con indignación y los componentes del sistema de administración de la justicia, ruborizados por la vergüenza, no encontraron dónde meterse. Finalmente, el Tribunal de Apelaciones hizo lo que otro juez debió haber hecho desde el principio: desestimar las denuncias y referir a Luisito “el Bebé” al procedimiento de naturaleza civil, no penal, que le provea los cuidados y atenciones especiales que requieren las personas con discapacidad intelectual.

Este caso ha puesto de manifiesto varias cosas: el desconocimiento evidente que tenemos como sociedad acerca de la naturaleza de las deficiencias mentales innatas en nuestro país; la falta de sensibilidad de las personas que manejan en nuestro gobierno las situaciones relacionadas con el comportamiento errático, anormal, de las personas que poseen esta condición; y la probable falta de adiestramiento de jueces, fiscales y policías para lidiar con los distintos aspectos de la salud mental y de la convivencia de este población especial.

Si este caso ha servido para que sintamos alguna vergüenza, que siempre es propia, nunca ajena, entonces los dos meses que pasó Luisito “ el Bebé” en prisión sin comprender ni merecer lo que pasaba a su alrededor, no habrán sido en vano y, por el contrario, habrán sido su contribución a nuestro país para que empecemos a ser mejores personas y a tratar dignamente a los menos afortunados en la dotación de inteligencia.

Otras columnas de Hiram Sánchez Martínez

martes, 6 de noviembre de 2018

De buenos y malos ladrones

El exjuez del Tribunal de Apelaciones Hiram Sánchez Martínez analiza señalamientos en contra de la titular de Justicia, surgidos tras una intervención de la exsubsecretaria de la Gobernación

sábado, 27 de octubre de 2018

En deuda con Raymond Dalmau

El licenciado Hiram Sánchez comenta sobre la vida ejemplar del deportista Raymond Dalmau, con motivo del cumpleaños 70 del estelar canastero de los Piratas de Quebradillas, quien presentará próximamente su libro autobiográfico.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Los sacrificios de ser juez

El exjuez Hiram Sánchez Martínez expresa que la judicatura es una vocación de renunciamientos a la libre expresión y asociación

martes, 25 de septiembre de 2018

Un jurado “elite” para Abel

El licenciado Hiram Sánchez argumenta sobre jurados elite del Tribunal Federal, Sala de San Juan, en el contexto de las acusaciones contra el senador Abel Nazario

💬Ver 0 comentarios