Carl Soderberg

Tribuna Invitada

Por Carl Soderberg
💬 0

La vital infraestructura verde

La atención pública, con razón, se ha centrado sobre el restablecimiento del servicio de energía eléctrica y el subsiguiente reemplazo del sistema eléctrico de Puerto Rico.

Además, se aboga por los 300,000 habitantes que carecen de servicio de agua en sus hogares. Ciertamente un asunto de salud pública. Sin embargo, poco o nada se ha dicho sobre la necesidad de reconstruir la infraestructura verde.

Quizás esto se deba a la presunción que la naturaleza se ocupara de su propia recuperación y que debemos dejar que lo haga a su paso. La realidad es que no nos podemos dar ese lujo. Quizás otra razón para hacer caso omiso a la infraestructura verde es la actitud de que la infraestructura verde solo incumbe a los “pajaritos y a los pececitos”. Nada más lejos de la verdad.

Tenemos que comenzar con la reforestación de Puerto Rico.

Antes de María, de acuerdo al Instituto de Dasonomía Tropical, la cobertura forestal excedía el 60%. Un verdadero logro ambiental si tomamos en cuenta que en la década de 1940 la cobertura era de tan solo 6% y si consideramos que a mediados de la década de 1950 comenzó el desparrame urbano que no ceso hasta la crisis de 2008.

Como ha dicho Arturo Massol, los bosques son fábricas de agua. Además, reducen la velocidad del agua que discurre después de un episodio de lluvia, evitando inundaciones y la erosión de los suelos.

La devastación de la cobertura forestal causará una merma acelerada de la capacidad de almacenamiento de agua en los embalses. Antes de María, Carraízo estaba sedimentado en un 40% y Dos Bocas, que suple al Superacueducto, estaba sedimentado en un 63%. Con las lluvias torrenciales durante y después de María, la capacidad de almacenamiento tiene que haber mermado considerablemente. De ahora en adelante, si no se acelera la reforestación, cada vez que llueva estaremos presenciando la desaparición de la vida útil de estos embalses estratégicos y la reducción del almacenamiento de agua en los demás.

Recuerden que el costo del racionamiento de agua de 2015 a la sociedad puertorriqueña, según el entonces presidente de la Asociación de Economistas, Juan Villeta Trigo, fue de $1,000 millones.

El arrastre de sedimentos asociados a la deforestación es una amenaza a otro componente clave de la infraestructura verde: los arrecifes de coral. El sedimento es puro veneno para los arrecifes. Los tsunamis de sedimentos que llegaron a nuestras costas durante y después de María tienen que haber causado estragos en la ya precaria población de arrecifes de coral. Hasta que no se implante una reforestación masiva, cada episodio de lluvia será como “la gota de agua” que a la larga quiebra la piedra.

Los corales protegen las costas del oleaje y la erosión de playas. Además, los corrales son un amortiguador de la marea ciclónica. Más importante aún, los arrecifes de coral tienen una gran importancia ecológica. Se consideran los bosques pluviales marinos. Se estima que un 30% de las especies marinas tiene que pasar parte de su existencia en los arrecifes de coral.

Finalmente, los bosques ayudan a mitigar los gases que causan el efecto invernadero. Puerto Rico emite tres veces per cápita más gases de efecto de invernadero que el promedio para América Latina y el Caribe. Tenemos una obligación moral de mitigar esas emisiones. La cobertura forestal es ciertamente una alternativa verde que ofrece múltiples beneficios.

La infraestructura verde es parte esencial de Puerto Rico y merece estar incluida en el Plan de Reconstrucción. Estoy seguro que organizaciones internacionales y muchas entidades gubernamentales y privadas aportarán generosamente a la iniciativa de reforestación.

Otras columnas de Carl Soderberg

jueves, 13 de septiembre de 2018

Urge buen manejo de residuos

El exjefe de la EPA en Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, reclama a la JSF que incluya entre los proyectos estratégicos, instalaciones para manejar adecuadamente los residuos sólidos en la isla

jueves, 9 de agosto de 2018

La plaga de las bolsas plásticas

Carl Soderberg resume el saldo positivo de la veda de bolsas plásticas en los comercios a un año de aprobada la ley regulatoria y advierte sobre el revés que representa el fomento de utilizar las denominadas “platino”

lunes, 9 de julio de 2018

Arterioesclerosis en la alcantarilla

Carl Soderberg cita las deficiencias en los controles de grasas en los alcantarillados, así como la negligencia de comercios cuyo personal arroja este material por estos conductos cruciales

💬Ver 0 comentarios