Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Lección de historia para el presidente de la CEE

La Comisión Estatal de Elecciones, ese elefante blanco en medio de la sala, parece haber deslumbrado al flamante presidente del organismo electoral, Rafael Ramos Sáenz. Perdón, el juez Rafael Ramos Sáenz, como él prefiere darse a conocer.

Resulta que el recién ratificado presidente de la CEE, entrevistado por una cadena radial (Notiuno 630), declaró olímpicamente que “no soy un funcionario más, no soy un jefe de agencia. Yo soy un juez”. Todo para justificar lo injustificable: el uso de carro oficial y chofer pagado con fondos públicos para ir y venir diariamente entre Aguadilla y San Juan, en violación a la ley que exige que el vehículo pernocte en la sede de la CEE.

Pocos ejemplos a seguir hay para ver en estos tiempos, pero Ramos Sáenz tendría que ir atrás varias décadas para aprender de sus mayores, tanto en el propio organismo electoral como en el gobierno en general.

El fallecido exlegislador Luis Santaliz Capestany, miembro de la Asamblea Constituyente entre 1951 y 1952, era de Las Marías, el pequeño municipio de la montaña del que antes había sido alcalde. No tenía automóvil, ni oficial ni propio, y mucho menos tenía chofer. Viajaba a San Juan, para cumplir sus funciones en el Capitolio, nada menos que en carro público.

El también fallecido exjuez asociado del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Peter Ortiz Gustafson, quien también fue juez superior durante muchos años, tampoco tenía carro ni chofer. Ni siquiera guiaba. Acudía al tribunal en las guaguas de la Autoridad Metropolitana de Autobuses.

Podríamos dar muchos otros ejemplos de frugalidad y buen hacer en el gobierno, pero baste con agregar una anécdota del fenecido exgobernador Luis Muñoz Marín, quien tenía fama de frugal además de ser poco diplomático a la hora de mandar.

Se cuenta que en uno de aquellos saludos protocolares de principios de año que ya no se estilan, acudió a La Fortaleza un recién elegido alcalde de un municipio montañoso y Muñoz Marín, para desgracia del visitante, se asomó por una ventana justo cuando llegaba en su automóvil de lujo oficial.

Ni corto ni perezoso, Muñoz Marín le mandó a decir que se fuera, cambiara de inmediato el auto de lujo por un vehículo apropiado para atender a sus compueblanos en la montaña y regresara por la tarde. Y así fue.

Pero, volviendo al nuevo presidente de la Comisión, le recomendamos que una vez entienda la poca importancia que tienen el carro oficial y el chofer, conozca la trayectoria de figuras de la historia del organismo electoral, como los exsuperintendentes Ernesto Mieres Calimano y Salvador Díaz, de la antigua Junta Estatal de Elecciones, y los expresidentes Aurelio Gracia, Ramón Gómez y otros, de la actual CEE.

Ni el carro oficial ni el chofer pagado con fondos públicos eran elementos esenciales para estos funcionarios (y jueces de trayectoria eran Gracia y Gómez antes de llegar a la CEE). Importaba la esencia, el trabajo, el conocimiento, la imparcialidad y la justicia en las decisiones.

Poco que hacer tendrá Ramos Sáenz, ascendido de juez municipal a juez superior un mes antes de su nombramiento a la presidencia de la CEE, en los próximos dos años antes de que llegue el año electoral de 2020. Ojalá aproveche el tiempo aprendiendo de quienes le antecedieron, aunque sea en el trayecto entre Aguadilla y San Juan, y viceversa.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

miércoles, 16 de mayo de 2018

En Puerto Rico no estamos listos: punto

La periodista Irene Garzón Fernández explica por qué los puertorriqueños no estamos preparados para enfrentar un nuevo huracán

miércoles, 9 de mayo de 2018

La estadidad no puede ser prioridad

La periodista Irene Garzón Fernández indica que el gobierno de Puerto Rico debe enfocarse en la recuperación de la isla

sábado, 28 de abril de 2018

La ficha del tranque

La periodista Irene Garzón alude al potencial papel de la Legislatura como ficha de tranque ante propuestas de la Junta de Supervisión Fiscal

💬Ver 0 comentarios