Víctor Rivera Hernández

Tribuna Invitada

Por Víctor Rivera Hernández
💬 0

Lección del chat: indispensable madurar en la elección

No hay precedente histórico. Este es el peor momento en la vida política del país y el más difícil del gobierno de Puerto Rico, como institución. Todo ha sido creado, no solo por un “chat”  infame,  sino por un fracaso indiscutible en la gobernanza pública y en falta inequívoca de pauta gubernamental contra la corrupción.

En sistemas políticos como el nuestro, cuando la cúpula de un gobierno expone al país a la desestabilización política y social como hoy ocurre,  el asunto es serio y medular. Cuando ocurre el colapso de la cúpula, el resto de la infraestructura da señales de hecatombe, de desplome y de implosión. Eso es lo que hoy  ocurre en Puerto Rico.

No hay precedente histórico, por lo menos en la contemporaneidad. No busque ese precedente, porque no lo va a encontrar. Hoy existe un gobernante poco preparado, inexperto y sin las competencias básicas para dirigir el país y la situación que se vive. Ese gobernante se ha quedado solo después de la estampida de quienes le acompañaban en una gesta más personal que gubernamental.  Eran  sus “lacayos caucásicos”.  Muchos de ellos, personas que no se conocían hasta un año antes de la pasada campaña electoral, y otros quienes con sus “muestras” evidentes, con un botón bastaba para saber en qué andaban, qué buscaban y qué querían. Al final, a todos los unía  un desprecio enorme por el país, por su gobierno, por sus instituciones, por su historia, por su gente, y por todo lo que representara algo distinto a lo que ello representa.

Nada de esto se da en el vacío. Para que haya un gobierno incumbente tiene que haber previo una campaña y una elección. El momento de la campaña es el más adecuado para sopesar carácter, entereza, competencias y hacer las comparables justas y necesarias. Al país se le advirtió en la pasada campaña, que quien hoy gobierna le faltaba la capacidad, el carácter y la experiencia para ello. La advertencia fue doble. Una se produjo en la primaria de su partido a la gobernación y la otra, en la elección general. La advertencia calló en oídos sordos. Ni su partido, ni el país, la tomaron en cuenta.  Lo que ocurre hoy, es parte una elección ciega. Esos vientos de la pasada campaña y elección, han traído las tempestades de esta incumbencia pobre, ineficiente e insuficiente.  Reconozco que el asunto que planteo es más complejo. Cada vez,  las alternativas son menos y peores. Ello grava y agrava el problema.

Lamentablemente, cada día hay menos responsabilidad, menos disciplina y menos rigor a la hora de escoger a los gobernantes. No se  mide que eligiéndolos a ellos, escogemos a quienes les acompañarán en distintas instancias en la tarea de gobernar. Existe un deber ciudadano que ha sido vulnerado. Las tribus han nublado el entendimiento y ello ha sido caldo de cultivo para que se cuelen en las campañas, las elecciones y elgobierno; los golosos, los morbosos, los corruptos y los indeseables. No es la primera vez que nos ocurre, pero es la ocasión más notoria.

El gobernador ha perdido la credibilidad y el carácter.  El gobierno como institución está en precario y en serio cuestionamiento. Solo algo nos debe quedar claro;  el juego de niños, terminó. El país tiene que moverse a otro nivel de campaña, de elección y de gestión. Tiene, a su vez, que desempeñar el ejercicio de la elección de sus gobernantes con mayor madurez, celo y responsabilidad.  No hacerlo sería legitimar el estado de desmoralización y desvalorización que hoy nos azota. La ciudadanía, debe aprender a tomar una mejor decisión al momento de sopesar quien nos gobernará y quien por rebote, le acompañará en esa gestión. Ello nos ayudará enormemente a evitar la repetición de este momento de tan bochornosa desgracia pública que vive el país.

Otras columnas de Víctor Rivera Hernández

lunes, 5 de agosto de 2019

Réquiem por un cálculo político erróneo

El profesor Víctor Rivera Hernández opina que el cálculo político llevó a múltiples errores en el nombramiento de Pedro Pieruluisi como gobernador.

💬Ver 0 comentarios