Carmen Dolores Hernández

Tribuna Invitada

Por Carmen Dolores Hernández
💬 0

Lecciones de Ponce

No es la primera vez que Ponce le da a la isla lecciones de civismo (recordemos, por ejemplo, su Gabinete de Lectura, fundado en 1870; su espléndida Feria-Exposición de 1882, muestra de su poderío económico; la fundación allí, en 1887, del Partido Autonomista Puertorriqueño, con su reclamo de los derechos puertorriqueños y, ya en el siglo XX, la organización de la Liga Progresista para salvaguardar los intereses culturales, sociales y comerciales de la ciudad y el establecimiento de la ruta cultural de Ponce). La lección que nos ofrece ahora, con el Patronato que administra el Museo-Castillo Serrallés, resulta relevante para enfrentar las crecientes amenazas que se ciernen sobre nuestro patrimonio cultural. Ya hay voces que avisan del peligro que corre tanto el natural como el edificado y el monumental.

Con el fin, justamente, de salvaguardar parte del patrimonio de su ciudad, un grupo de ponceños se unió en 1989 para administrar la imponente mansión conocida como el “castillo Serrallés”, situada en El Vigía. Construida a principios de los años treinta del pasado siglo por el arquitecto Pedro de Castro para Juan Eugenio Serrallés, heredero de una empresa azucarera, el “castillo” refleja la fuerza económica que entonces tenía ese sector, beneficiado por su acceso privilegiado al mercado estadounidense. Los Serrallés, dueños de la Central Mercedita, también habían establecido una refinería y una destilería, desde la cual lanzaron en 1932 el ron Don Q.

La casa domina la ciudad desde lo alto del monte llamado El Vigía por ser sede de un puesto de vigilancia desde donde un funcionario identificaba, con su catalejo, la nacionalidad de los barcos que arribaban al puerto, avisando de su procedencia. El estilo de la mansión —renacimiento español con toques moriscos— refleja el gusto de la época, así como también lo reflejan el mobiliario (parte de él original) y la decoración.

En 1985 el municipio adquirió la mansión y la restauró. El costo prohibitivo de mantenerla, sin embargo, dejaba abierta la posibilidad de que se vendiera o destruyera. En 1989 un grupo de líderes cívicos, conscientes de su valor no solo histórico sino turístico, constituyó un patronato u organización sin fines de lucro para administrarla. Eran Nicolás Albors, Frances Torruella, José Criado, Luis Matos, José Costas, Ronnie Ramos-Martín, José Ruiz, Rose Oliver, Raúl Ramírez, Phillip Palmer y Norberto Colón. El castillo es propiedad del municipio, que asigna una cantidad para sostenerlo, pero el Patronato lo administra desde que abrió sus puertas como Museo-Castillo Serrallés en 1991. Cada uno de los miembros (la composición ha cambiado con el tiempo) cumple una función y dona generosamente su tiempo y sus conocimientos. Diez empleados llevan a cabo la inmensa tarea del mantenimiento, desde la pintura a la albañilería, desde la plomería a la jardinería (una obra de arte que baja por la ladera). Lo hacen con entusiasmo, motivados por una vocación de servicio a su ciudad. El patronato allega fondos adicionales con las entradas y el alquiler de espacios para actividades privadas. Y aunque el alcalde puede programar actividades allí, ninguna puede ser de índole política.

Al castillo llegan visitantes de cerca y de lejos (recientemente de la Patagonia). Figura en el “National Register of Historic Places” y ha recibido importantes donaciones. Lo que empezó como una casa-museo es ahora un complejo turístico que incluye la cruceta del Vigía (también confiada por el municipio al Patronato) y el jardín japonés construido bajo ella. Recibió recientemente, además, la vecina Casa Pou. El proyecto es una historia de éxito cívico, ejemplo de lo que puede lograr un grupo de ciudadanos amantes de su ciudad y dispuestos a preservar su ornato y su memoria.

Otras columnas de Carmen Dolores Hernández

domingo, 31 de marzo de 2019

Los valores patrios

Carmen Dolores Hernández argumenta sobre el impacto de la propuesta venta de la sede del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe

💬Ver 0 comentarios