Rafael Rojo

Punto de Vista

Por Rafael Rojo
💬 0

Legisladores: ustedes no son magos y nosotros tampoco

Amigo legislador que votaste a favor del Proyecto del Senado 1538 y que pretende que los patronos paguen a sus empleados durante los días que el gobierno obligó a los negocios a cerrar por la pandemia del coronavirus:

Comparto su preocupación, incluso y para el récord, nuestra empresa decidió voluntariamente pagarles a todos nuestros empleados durante estas dos semanas, simple y llanamente porque en este momento nuestro flujo de efectivo, aunque con inmenso sacrificio, nos lo permite, al menos por estas dos semanas. Estoy seguro de que no somos los únicos que quisiéramos hacer esto, pero lamentablemente la inmensa mayoría de los negocios no pueden cubrir nómina si, a causa del cierre, no producen y, por ende, no generan ingresos.

Parecería que algunos legisladores no saben o no les conviene comprender que el dinero no crece en árboles. La empresa privada invierte su capital complementado por dinero prestado de bancos o de otras fuentes. Ese capital se pone en riesgo en busca de lograr actividades productivas que brinden un bien o servicio de valor a un tercero, con el objetivo final de retornarle a quienes arriesgaron ese capital o préstamo, una ganancia razonable al nivel de riesgo de la inversión. Esa inversión y ese riesgo tomado son los catalíticos para la generación de empleos.

Cuando el gobierno unilateralmente impide que la inversión genere ingresos, ¿cómo puede pretender que cumpla con sus obligaciones de nómina? Así de simple funcionan las economías en los países capitalistas como lo es el nuestro.  

No es casualidad que el gobierno de Puerto Rico está en quiebra.  Malas decisiones populistas intencionadas para engañar al ciudadano y obtener su voto nos trajeron la quiebra. El gobierno engañó a sus ciudadanos ofreciéndoles lo que no podían producir y ahora pretenden hacer lo mismo confiscando los ingresos que no tiene el sector privado para dárselos al empleado.

¿Se han puesto a pensar qué distinto sería Puerto Rico si el gobierno no fuese un obstáculo para el desarrollo económico? El resultado sería que, en momentos de crisis como este, una sociedad próspera cuenta con los recursos económicos para ayudar a los más desaventajados en momentos de necesidad.  

Por favor, amigos legisladores, acaben de comprenderlo. El sector privado tiene que ser el motor de nuestra economía- sin productividad no hay ganancias, sin ganancias no hay contribuciones que alimenten la nómina gubernamental y las arcas del gobierno para ayudar a los necesitados y hacer obra social.

Ustedes no son magos, por eso estamos en quiebra. Nosotros tampoco podemos hacer magia.

Otras columnas de Rafael Rojo

💬Ver 0 comentarios