Adrián Torres Trigo

Punto de vista

Por Adrián Torres Trigo
💬 0

Libertad económica: la mejor alternativa para el ELA

El que no esté muy familiarizado con términos económicos o la economía en general, puede que tenga dudas respecto a qué es la libertad económica, o por qué es tan importante en países como Puerto Rico. La libertad económica es un término formulado por el filósofo escocés Adam Smith, quien la define como el libre intercambio de productos y la producción de estos sin la interferencia de los grandes intereses, en el que el mercado libre responde a la oferta y la demanda.

Muchos estados han basado sus modelos económicos en estas teorías, principalmente islas o países pequeños, como Hong Kong o Singapur, o hasta los mismísimos Estados Unidos, que están en el tope de todos los índices de libertad económica. Para que tengan una idea, en países como Singapur o Hong Kong les toma solo 5 días, en promedio, el tener toda la papelería para iniciar un negocio, mientras que en Puerto Rico, gracias a la burocracia, toma meses para que llegue un simple permiso; pero esto es información que le puede decir cualquier comerciante o empresario. 

Está ya escrito en piedra que, para el desarrollo de Puerto Rico bajo el Estado Libre Asociado, debe haber unos cambios para que las empresas, tanto locales como extranjeras, puedan establecerse. No es una coincidencia que la mayoría de los países pequeños como Puerto Rico hayan llegado a unas alturas impresionantes de desarrollo gracias a la libertad económica que les proporcionan sus gobiernos. 

Llegar al tope de los países (o territorios) en libertad económica no es un trabajo fácil, pero Puerto Rico ya la tiene en arroz y habichuelas; solo falta que nuestros gobernantes tomen acción.  Según Adam Smith, lo básico que debe tener un país para llegar a la plena libertad económica es un gobierno limitado, un estado de derecho fuerte, derechos a la propiedad, un libre comercio, un mercado abierto y una moneda sólida. La realidad sencilla es que Puerto Rico la tiene mucho más fácil, ya que nuestro estado de derecho es fuerte, nuestra moneda, obviamente, es fuerte, y tenemos bastantes derechos a la propiedad.  

Ahora, aunque constitucionalmente nuestro gobierno sea uno limitado, aquí es donde yace el problema. Nuestro gobierno impone muchas regulaciones a las empresas e inversores y tiene una burocracia excesivamente grande, lo que afecta el libre comercio con otros países y un mercado abierto en nuestro propio país. 

“El gobierno está para facilitarles la vida a las personas, no para hacérselas más difícil”.  Este dicho popular es muy cierto y lo primero que debe hacer el nuevo gobierno de Puerto Rico en el 2021 es acabar con la burocracia y liberalizar los mercados. No importa en el modelo económico que usted crea, si es capitalista, socialista, marxista o hasta estalinista, todos podemos llegar a la conclusión de que cuando se habla de la economía del ELA, las palabras “libre mercado” siempre deben ir de la mano, porque cuando nuestro gobierno decida ponerse las pilas, acabar con la corrupción y la burocracia, solo en ese momento habrá desarrollo económico.  La historia ha comprobado en numerosos países, y hasta en el nuestro, que la libertad económica es el primer paso a un desarrollo económico exitoso y sostenible, y a la eventual mejora de las condiciones de vida de todos los puertorriqueños y puertorriqueñas. 

Otras columnas de Adrián Torres Trigo

💬Ver 0 comentarios