Chu García

Chuchazo

Por Chu García
💬 0

Liz y Vassallo: el supertubo ponceño de puntos

Si uno se dejara llevar por sus duelos en la fase regular, habría que escoger favorito a Aguada para ganar la serie final, ya que dominó a Ponce, 3-1, siendo su único revés con pizarra de 112-110.

Sin embargo, con 27 presentaciones en el Baile de Coronación, y 14 títulos, empatando con Bayamón y San Germán en la primera posición, los Leones son conscientes que la ventaja de cancha local de los Santeros es su mayor enemigo, ya que se ven obligados a ganar allí al menos un partido, y su entrenador Wilhelmus Caanen confía plenamente en hacerlo con su pareja de artilleros: Víctor Liz y Ángel Daniel Vassallo, quien libre de lesiones acribilló a los Vaqueros en la semifinal con un porcentaje de 43% en triples y atinando a menudo su arma favorita: la flotadora.

Liz, por su parte, es un cañonero consistente por tierra y aire, unido a su agresividad, amén de ser productivo en los pasajes claves.

Pero además de Vassallo y Liz, con 33 y 32 años respectivamente, Caanen se da el lujo de contar con Carlos Rivera, el armador nativo en la actualidad más efectivo en la orquestación, con eficacia en los pases y pocos errores, aceptando su liderazgo con humildad.

Asimismo, su par de refuerzos, Will Daniels y Adrian Uter cumplen a cabalidad su papel de esfuerzo colectivo, a sabiendas que Vassallo y Liz son el 1-2, o viceversa, en el ataque.

Ciertamente, los selváticos no tienen la profundidad en el banquillo que los aguadeños, que si mal no recuerdo fueron monarcas en la extinta Liga Puertorriqueña con Fufi Santori como timonel, a la vez que son dirigidos con la frialdad de Carlos González, que viene de eliminar a Quebradiilas, en el séptimo choque, y equipo que él llevó al cetro en 2017.

El dominicano Rigoberto Mendoza y John Holland, debutante en el BSN, son la contraparte de Vassallo y Liz, pero un pelotón de reservistas que son mezcla de juventud y experiencia: Alex Abreu, Gilberto Clavell, Filiberto Rivera y Ricky Sánchez, quien igualmente que en el Equipo Nacional ve acción muchos minutos sin que se le requiera cuotas grandes de tantos y rebotes, sino que es una pieza auxiliadora.

Tenemos, pues, que el banquete está listo y servido desde anoche con paridad.

Otras columnas de Chu García

viernes, 20 de septiembre de 2019

Canelo Álvarez: apetito voraz de retos

En los últimos años no ha habido un campeón mundial que se haya impuesto más retos, sin necesidad, que Canelo Álvarez, que viene de vencer por decisión unánime al cotizado Daniel Jacobs, el pasado 4 de mayo con tres fajines medianos en juego; y el 15 de diciembre de 2018 le arrebató al inglés Rocky Fielding, por KO’T en tres episodios, el cetro de las 168 libras en el Madison Square Garden.

jueves, 12 de septiembre de 2019

Ya Estados Unidos no es el cuco del baloncesto

Hay una gran realidad: el básquet de calidad se ha globalizado y un país como Argentina enfrenta hoy a los galos en semifinal sin contar en su plantilla con ningún miembro de la NBA

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Inalterable la cultura del basket argentino

El mundo entero pensó que con el fin de la Generación Dorada de Argentina, con Manu Ginóbili como su orfebre, jamás este país podría conseguir un recambio generacional que se mantuviera en la elite internacional.

💬Ver 0 comentarios