Kenneth Rivera Robles

Tanque de ideas

Por Kenneth Rivera Robles
💬 0

¿Llegó la hora cero para el impuesto al inventario?

Recientemente recibimos la agradable sorpresa de que un grupo de miembros de la Cámara de Representantes incluyendo el presidente del cuerpo, Carlos “Johnny” Méndez y el presidente de la Comisión de Hacienda, Antonio “Tony” Soto, sometieron el Proyecto de la Cámara 2443 donde se discutía una reducción al impuesto de propiedad mueble sobre los inventarios. También resultó sumamente importante que el proyecto no impone un requisito de sustituir el impuesto por otro cargo adicional. Este impuesto es uno sumamente alto que carga demasiado el tráfico comercial. Si solo cambiamos el nombre, pero mantenemos la misma carga impositiva, realmente no estamos mejorando la situación para los empresarios del país.

¿Cómo funciona el impuesto como regla general?

Este impuesto sobre propiedad mueble lo pagan todos los comerciantes del país. La planilla se radica el 15 de mayo y como regla general la base de la imposición es el valor en los libros de contabilidad de la propiedad tributable al 1 de enero anterior. Si un comerciante tiene unos anaqueles con un valor de $20,000 al 1 de enero de 2020, pues ese sería el valor tributable como regla general para la declaración del 15 de mayo de 2020. En el caso de inventarios no se utiliza el valor al 1 de enero, si no que se determina un valor mensual y luego se promedia. Si el comerciante tuvo inventarios los 12 meses del año, determina su valor mensualmente, los suma y luego lo divide entre 12.

Hay varias exenciones en la ley. Por ejemplo, la imposición solo aplica a bienes muebles así que los inmuebles no pagan este tributo (tenga presente que hay una contribución sobre la propiedad inmueble que les podría aplicar). Hay otras exenciones que incluyen los intangibles, la materia prima para la manufactura, bienes de uso personal, vehículos de motor con tablilla y la propiedad en manos de entidades exentas (manufactureras, entidades sin fines de lucro, hospitales). Finalmente, a los comerciantes detallistas con ventas anuales menores a $150,000 se les concede una exención de $50,000 en propiedad mueble.

¿Qué propone el Proyecto Cameral?

El Proyecto provee dos cosas. Primero, se hace una lista de ciertos productos que serán exentos de dicha imposición de forma permanente. Citamos el proyecto para ver cuáles incluye: “los siguientes artículos estarán exentos del pago de dicho impuesto: tormenteras, servicios de modificación, reparación e instalación de tormenteras; tornillos, tuercas, clavos, expansiones, paneles de madera, soga, tensores y herramientas; plantas eléctricas, de gasolina, diésel o de gas propano; equipos, piezas, servicios de modificación, reparación e instalación de plantas eléctricas, de gasolina, diésel o gas propano; cisternas de agua, equipos, piezas, servicios de modificación, reparación e instalación de cisternas de agua; equipos, piezas y tanques de combustible de estufas portátiles; tanques y recipientes de almacenamiento de agua; tanques y recipientes de almacenamiento de combustible; toldos y casetas de campaña; además, baterías y linternas de todo tipo y cargadores de energía; agua, hielo, leche, café, todo tipo de farináceos y de granos; equipos de protección y de cuidado personal, tales como: guantes plásticos, guantes de goma o látex, jabón en barra medicinal, jabón líquido medicinal, jabón líquido desinfectante, mascarillas desechables, desinfectante en aerosol, toallas desinfectantes, toallas húmedas desechables, jabón antibacterial, y otros artículos adicionales análogos que se establezcan mediante reglamento”. O sea, que estos productos que están en la lista serían exentos de ahora en adelante independientemente de que hay un estado de emergencia o no.

Segundo, en el caso de una declaración de emergencia, el Proyecto autoriza a los Departamentos de Salud y Hacienda a expandir la lista ya mencionada de productos excluidos para que sean exentos por el tiempo que dure la emergencia.

El Proyecto fue discutido en la Cámara el pasado 19 de marzo y se sometieron ciertas enmiendas que incluyen poner un tope en la imposición basado en lo pagado durante los pasados cinco años. Finalmente, no se aprobó y la discusión se pospuso para la próxima semana.

Recomendaciones del Proyecto

Reconocemos que esta iniciativa es un paso en la dirección correcta. Sin embargo, hay unas recomendaciones que se deben mencionar. La primera es que el proyecto exime algunos servicios y técnicamente esto no es correcto pues los servicios no pagan este impuesto. Lo segundo nos llama mucho la atención que unas partidas que resultarían indispensables para atender una emergencia como lo serían medicinas y alimentos (solo hay algunos en la lista) no están incluidos. Tercero y esta es la más complicada. La inclusión en la lista durante el periodo de emergencia no considera que la imposición sobre inventarios es una que se computa de forma mensual. Digamos que un comerciante compra $1,000,000 en papel sanitario durante la emergencia que dura entre marzo y mayo de 2020, y solo vende $300,000, a partir de junio tendría que pagar contribuciones sobre la cantidad de $700,000 de las cantidades no vendidas de dichos artículos. Más aún, el Proyecto supone que se puede recibir el inventario de inmediato. Muchas veces estas compras se tienen que hacer meses antes para estar disponibles en este momento. Usando el ejemplo del papel sanitario, si me doy cuenta de que no tengo suficiente y lo pido ahora durante la emergencia va a ser más difícil recibir dicho producto a tiempo para atender la crisis.

Entendemos que sería más sencillo, justo y práctico eliminar totalmente dicha imposición. Esta imposición ha dejado de ser meramente un mal impuesto y se ha convertido en un riesgo para nuestra sociedad durante los desastres. Ya hemos pasado por lo mismo en tres ocasiones. Vamos a tomar la decisión valiente y definitiva de hacer justicia a los empresarios del país y proveer seguridad para todo el mundo. Esta debe ser la hora cero para esta imposición.

Otras columnas de Kenneth Rivera Robles

domingo, 29 de marzo de 2020

El eterno retorno empresarial

El salvaguardar la salud de la población y, a la misma vez, de la economía, requerirá establecer un fino balance, dice el Contador Público Autorizado Kenneth Rivera

martes, 17 de marzo de 2020

COVID-19 y mis inversiones

La regla dorada en esta área es mantener sus inversiones diversificadas para protegerse de caídas de este tipo, escribe Kenneth Rivera-Robles

domingo, 15 de marzo de 2020

Contribuciones en los tiempos de pandemia

Ante la propagación de COVID-19, el Contador Público Autorizado Kenneth Rivera Robles, analiza el asunto desde el ángulo contributivo con propuestas para mitigar la crisis

sábado, 7 de marzo de 2020

El coronavirus, una pandemia económica

El COVID-19 ha tenido trágicas consecuencias en la población de múltiples países, ocasionando un impacto sustancial en la economía mundial

💬Ver 0 comentarios