Manuel Martínez Maldonado

Punto de vista

Por Manuel Martínez Maldonado
💬 0

Lógica y análisis: el verdadero propósito de la UPR

¿Qué me habría pasado si no hubiese ido a o desertado de la escuela? Como mínimo, tal vez no estaría escribiendo esto. En nuestra isla, la deserción es un camino sin salida. Una de las razones por las cuales los jóvenes abandonan la escuela es la pobreza. El salario promedio anual de un hogar en Puerto Rico es poco más de la mitad del estado más pobre de los Estados Unidos, Misisipí. En un simposio auspiciado por la Pontificia Universidad Católica el año pasado, se presentaron datos que indican que el 57% de los jóvenes de 17 años o menos está bajo los niveles de pobreza, situación que empeora con la separación de los progenitores. ¡En los años 2015 y 2016, por cada 100 matrimonios celebrados, se concedieron 70 y 69 divorcios, respectivamente!

Ir a la universidad abre ante uno un nuevo panorama intelectual e informativo. No son solo los libros que uno lee, sino que los profesores se convierten en modelos de cómo pensar. Mis maestros eran solidarios con una educación liberal, que le permitiera al estudiante pensar por sí solo, teniendo en mente los valores que hacen a una mujer o un hombre pensantes y lógicos. Que pudieran ser partidarios del bien común y de la justicia social para funcionar en el mundo en defensa de las minorías y del pensamiento libre. Que usaran la lógica y el análisis antes de emitir opiniones o tomar decisiones. Esa universidad que conocí parece haber encallado en las orillas oscuras y rocosas del neoliberalismo. 

La Universidad, el alma del desarrollo espectacular de los años 40 a los 70 de este país, se ve transformada en un campo de batalla ideológico porque personas supuestamente educadas, no saben lo que son ni el comunismo ni el socialismo, y la ven como un “antro” de esas dos cosas. En vez de estos agites sin fundamento, los fondos universitarios deben restaurarse a un nivel que le permita a la institución, entre otras cosas, contratar los mejores profesores con tiempo para investigar, escribir y estimular el aprendizaje y la capacidad de análisis y el uso de la lógica. En vez de buscar alternativas que desvíen la principal función de la UPR, que es instruir y educar, para que sea “autosuficiente”, lo que hay que hacer es controlar los gastos del gobierno central. A pesar de la deuda, hay mil formas de generar $180 millones (¿qué hubo de no dar contratos nebulosos?). Es su deuda la que ha causado la de la universidad, que no es ni negocio ni agencia de empleos. 

Una vez que la UPR haya sido devuelta a su sitial único en la educación del país, debe de ser gobernada por los universitarios —profesores, estudiantes, empleados— ayudados por los controles económicos necesarios en toda institución de la envergadura de la nuestra. El gobierno y los políticos deben entonces seguir el dictamen que debe regir en estos casos: Noses in fingers out. En otras palabras, sepan lo que pasa y ayuden, pero no se inmiscuyan en el propósito de ser de la universidad: aprender a pensar, ser lógico y saber analizar, para asegurar el futuro del país.  

Otras columnas de Manuel Martínez Maldonado

martes, 21 de enero de 2020

Ciencia médica: lo que trajo el 2019

¿No creen que nos basta con los temblores? La vacunación es tan importante como saber qué hacer cuando la tierra tiembla, plantea Manuel Martínez Maldonado

martes, 3 de diciembre de 2019

Erosión, calentamiento global y negación

Hay que retirar de la costa el desarrollo; en algunos sitios debe de estar prohibido. No se puede negar lo obvio, sostiene Manuel Martínez Maldonado

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Pájaros marinos, el calentamiento global y la contaminación

La presencia o ausencia de aves marinas y su comportamiento ha sido, desde tiempo inmemorial, un indicador para los humanos de las condiciones del medioambiente marítimo, escribe Manuel Martínez Maldonado

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Calentamiento global: se nos acaba el tiempo

Hay que hacer lo más posible para ampliar el uso de energía renovable y que el gobierno ayude —en vez de entorpecer— para que así sea, sostiene Manuel Martínez Maldonado

💬Ver 0 comentarios