Héctor M. Pérez Acosta

Punto de vista

Por Héctor M. Pérez Acosta
💬 0

Loíza planteada como modelo de esfuerzo de paz

Leí con interés el artículo que nos trae El Nuevo Día, en la edición del 18 de agosto de 2019, titulado “Guardianes de la juventud loiceña”, de Némesis Mora Pérez. El reportaje describe el proyecto “Alianza por La Paz: Por un nuevo Loíza”. Se destaca la labor, en esta alianza, de Janet Quiñones, Shamir Cruz, Alana Felman Soler y Samuel “Sammy” Osorio como líderes de grupos comunitarios, tales como Taller Salud, Fundación Comunitaria de Puerto Rico, Nuestra Escuela, junto al gobierno municipal de Loíza.

Mediante subvenciones y pareo de fondos, concentran sus esfuerzos filantrópicos y voluntarios en reducir la violencia y la criminalidad, y en ayudar a los jóvenes loiceños y afrodescendientes a “concluir la escuela superior y la posibilidad de conseguir empleo a tiempo completo“. Los participantes en los esfuerzos de la alianza son vecinos de Loíza de entre 15 a 30 años. Se afirma que con esta alianza ha sido “más que palpable la tajante disminución de incidencia criminal entre las barriadas de Loíza”.

Sin caer en aires triunfalistas, la aseveración puede parecer correcta, en lo que se refiere a los delitos de violencia. Si damos un breve pero cauteloso vistazo a las estadísticas más recientes sobre la criminalidad en Loíza, se observan disminuciones en las violaciones por la fuerza (-2 o -66.7%) y en las agresiones agravadas (-3 o -10%). Los asesinatos se han mantenido iguales al periodo anterior (5 o 0%), mientras los robos aumentaron en 20% (+1). Los escalamientos reflejan una disminución de -2 o 12.5%, mientras las apropiaciones ilegales y los hurtos de autos registraron aumentos de +12 o 48% y de +6 o 200%, respectivamente. El total de los delitos Tipo I refleja un aumento de 13.8% o 12 delitos más que en el mismo periodo del año anterior.

En suma, la incidencia criminal en Loíza refleja alzas en unos renglones y mermas en otros, por lo que, bajo los planes en ciernes, debe mantenerse un seguimiento diario al comportamiento y a las tendencias de esta incidencia para medir y comparar resultados, con la participación directa de la Policía.

Hace tiempo que los modelos tradicionales para combatir la violencia y la criminalidad y atender la deserción escolar, perdieron efectividad. Nos corresponde como sociedad, y para beneficio de las presentes y futuras generaciones, explorar nuevos cursos de acción, cónsonos con la actualidad. El Proyecto por la paz de Loíza debe ser observado de cerca y estudiado con detenimiento por otras comunidades con la posibilidad de adoptarlo, con los ajustes requeridos, para atender las particulares necesidades de cada localidad.

En resumen, vemos como encomiable el esfuerzo coordinado de La Alianza por La Paz, el cual debe recibir el más decidido apoyo de toda la comunidad loiceña.

Otras columnas de Héctor M. Pérez Acosta

martes, 13 de agosto de 2019

Todos alertas ante los carjackings

Debemos preguntarnos qué podemos hacer en nuestro carácter personal ante la eventualidad de esta situación. Nuestra vida está en juego

💬Ver 0 comentarios