Alejandro García Padilla

Tribuna Invitada

Por Alejandro García Padilla
💬 0

Lo que el viento traerá desde Washington

En 2011 y 2012 tuve la oportunidad de participar muy de cerca de la llegada de Barack Obama a Puerto Rico y al estado de La Florida. Ayer me mantuve al tanto de la llegada del Presidente Trump. “Distancia y categoría”. Dentro de todo, pensaba que es bueno que quiera saber de primera mano la devastación en la que nos encontramos. Así, entendía yo, puede estar en mejor posición para cumplir con su obligación de proveer las ayudas que Puerto Rico necesita. Ahora bien, Trump no demoró en errar. A esta hora ha sido suficientemente criticado por minimizar la dureza de la crisis y por quejarse del impacto presupuestario de los fondos que ha asignado, pero no nos quedemos ahí. Volvamos a lo esencial: tenemos que reconstruir a Puerto Rico y el dinero invertido hasta ahora “doesn’t scratch the surface”. Claro, salvando la muy honrosa entrega de los empleados públicos, estatales y federales, que han puesto manos a la obra.

Tenemos que adaptarnos a las nuevas circunstancias. Hace poco más de un año, el Congreso de los Estados Unidos aprobó legislación que Puerto Rico necesitaba para restructurar una deuda impagable que lastra la economía. El Congreso republicano le puso precio alto a esa ley: la Junta de Supervisión Fiscal. Sabían que estábamos obligados a aceptar pues, sin los mecanismos de restructuración, los acreedores solicitarían el embargo de las cuentas del gobierno y no habría con qué pagar nómina y servicios. El golpe a la economía privada, que en Puerto Rico es tan dependiente del gasto gubernamental, hubiera sido desastroso, y el golpe a los que se benefician de los servicios del gobierno, aún peor.

La Junta comenzó operaciones para bregar con la reestructuración de la deuda y se creó por la misma ley un Task Force congresional para proponer alternativas legislativas que ayuden a levantar la economía. Entre otras cosas, ya todo el mundo reconocía en Washington el error que había sido eliminar la Sección 936. El Task Force rindió su informe y tanto el Gobernador Ricardo Rosselló, como los exgobernadores Aníbal Acevedo Vilá, Sila Calderón, Pedro Rosselló, Carlos Romero Barceló y yo, hemos solicitado proactivamente que se ejecuten las recomendaciones allí contenidas, que han quedado en el olvido.

Luego llegó el huracán María y cambió todo. Primero: en cuanto a la reestructuración de la deuda, ya no se trata de una discusión de cuánto se puede pagar. Ahora y por buen tiempo no podemos pagar nada, zero, nothing. Todo tiene que estar dirigido a levantar el país y su economía creando empleos. Segundo: la principal misión que le queda a la Junta de Supervisión Fiscal es contribuir a que Washington actúe lo más pronto posible. La discusión sobre reducción de jornada o sobre reducir las pensiones terminó. Son medidas que contraen la economía y aceleran la migración. Sería absurdo aferrarse a esas ideas. Tercero: el Congreso no es un niño que saca monedas de una alcancía para los damnificados. El Congreso tiene que dar la ayuda que se necesita y darla ya.

Pero aún más importante que lo que el viento se llevó es lo que el viento ha de traer: hay que seguir el fortalecimiento de nuestros medios de producción ensanchando y fortaleciendo nuestra base industrial para crear empleos. El Congreso federal y el Presidente tienen que aprobar los fondos necesarios para la reconstrucción del país y tienen que actuar en cuanto a las recomendaciones del Task Force que creó PROMESA, y muy en particular, tiene que actuar en cuanto a la sección 245a del Código de Rentas Internas federal.

Si esto no se hace, el próximo huracán no separará la paja del grano, pues no encontrará más que paja. Al Presidente Trump ya no le debe quedar duda pues lo ha visto. Falta acción.

Otras columnas de Alejandro García Padilla

miércoles, 4 de octubre de 2017

Lo que el viento traerá desde Washington

El exgobernador Alejandro García Padilla analiza la visita del presidente Donald Trump y la falta de acción inmediata en la isla

💬Ver 0 comentarios