Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Lo que María se llevó

Mi película favorita, lo confieso, es “Lo Que el Viento Se Llevó”. La Guerra Civil de Estados Unidos y la consiguiente liberación de los esclavos acaba con la plantación, la fuente de riqueza de Scarlett O’Hara. Sin embargo, Scarlett altera su negocio, de plantación a aserradero, beneficiándose de la reconstrucción post-guerra. Para cuando se casa con Rhett Butler, Scarlett se alegra de lo ricos que son.

El huracán María alteró los cimientos de la economía de Puerto Rico. El Gobierno de Puerto Rico está reclamando un paquete de ayudas federales. Dichas ayudas para restablecer la infraestructura del país son necesarias pero insuficientes. Será necesario replantearse el andamiaje de producción del país.

Cuando el huracán Georges, Puerto Rico no solo se recuperó, sino que la Junta de Planificación tuvo que revisar al alza los estimados de crecimiento económico como resultado del paso del huracán. La razón es sencilla, la situación pre-Georges era una economía con crecimiento moderado. El disloque del huracán se percibió como un evento transitorio en esta situación general.

Tomemos una familia a quienes se les rompió una puerta de cristal que cubrió el seguro y se les dañaron unos muebles que pagaron de su bolsillo. La familia está peor porque tuvo que reducir sus ahorros. Desde el punto de vista de actividad económica se registró un aumento porque un contratista instaló una puerta nueva y una mueblería vendió más muebles.

De acuerdo con un informe de la Junta de Planificación del 1999, entre el gobierno federal y las aseguradoras cubrieron gran parte de los costos de Georges. Este aparenta que no será el caso de María. El reto los puertorriqueños residentes en la isla es mayor.

En el período posterior a Georges, la población de Puerto Rico se mantuvo en la isla en el marco de una economía cuyo ritmo de crecimiento se había acelerado. La información anecdótica es que después de María la emigración va a alcanzar niveles preocupantes. La emigración neta pre-María (2015-2016) era de unos 60 mil por año. Si post-María tenemos 100 mil en el 2017 y el 2018, esto implica una reducción de casi 6% en el tamaño de la población de la isla en tan solo dos años.

Después de Georges las empresas reabrieron porque si ganaban dinero antes del huracán, post-huracán iban a ganar aún más. Pre-María, después de 12 años de crecimiento económico negativo o cerca de cero, muchas empresas tenían ganancias marginales o negativas. Post-María muchas de ellas van a determinar cerrar. Aún aquellas que se mantengan operando se encuentran con un mercado reducido por la emigración.

Durante las pasadas semanas se ha mencionado la idea de un Plan Marshall para Puerto Rico, el programa que ayudó a Europa occidental a recuperarse tras la Segunda Guerra Mundial. El Plan Marshall y las transferencias post-Georges fueron suficientes porque se le aplicaron a economías cuyos fundamentos eran buenos. Puerto Rico post-María necesita eso y mucho más. Y se va a lograr con ayudas externas pero principalmente con esfuerzo propio.

Después de que a Rhett le diera su frase lapidaria, “Frankly my dear, I don’t give a damn”, Scarlett no se rindió. La película termina con Scarlett determinada a hacer lo necesario para recuperar a Rhett diciendo “Tomorrow will be another day”.

Otras columnas de Vicente Feliciano

sábado, 7 de julio de 2018

Una misión clara en la UPR

Este es un ejemplo de cómo la UPR carece de una misión clara y, por lo tanto, de una política para cumplir con dicha misión. Supongamos que la misión de la Universidad fuera que todo estudiante admitido pudiera cursar estudios, irrespectivo de su condición económica. Entonces, los préstamos de los estudiantes de medicina deberían ser vistos como algo normal y hasta positivo. Si un estudiante de medicina termina sus estudios con una deuda de $100 mil es un monto muy manejable para su nivel de ingreso futuro. Nadie va a dejar de estudiar medicina porque al final del camino tenga $100 mil en préstamos.

viernes, 8 de junio de 2018

La derogación es un paso atinado

El economista Vicente Feliciano argumenta sobre la Ley 80 o estatutos similares aprobados como mecanismos para proteger buenos trabajadores de despidos injustificados y para aumentar la producción empresarial

viernes, 11 de mayo de 2018

Negociar por el bien de la isla

El economista Vicente Feliciano alude a posibles escenarios ante reparos de las partes tras la certificación de planes fiscales propuestos para responder a la crisis fiscal de Puerto Rico y a la deseabilidd de flexibilidad para alcanzar soluciones atinadas y creativas

💬Ver 0 comentarios