Ada Álvarez Conde

Tribuna Invitada

Por Ada Álvarez Conde
💬 0

Lo que pasó en Orlando es un alerta para Puerto Rico

Andaba yo en la República Dominicana, en la boda de mi hermano, cuando leí la triste noticia de que el odio cobró 50 muertes y más de 50 personas heridas. ¿Cuántos jóvenes hablaron de sus planes mientras se vestían para ir a la discoteca Pulse sin saber que una persona no valoraría sus sueños, porque no le gustaba a quién amaban?

Gandhi decía, no hay camino para la paz, la paz es el camino. La paz se construye cuando les exiges a tus políticos que no hagan acuerdos que garantizan eliminar derechos. Cuando dices algo, cuando escuchas a alguien mofarse del gay, del trans, del pobre, del extranjero, de la niña, de la mujer, del padre o madre soltera, del niño, del joven o del anciano. La paz se practica, y el respeto y la paciencia, la ciencia de la paz, es la clave para el diseño del País.

El peor de los males es el derrotismo, los brazos caídos, la indiferencia. Es leer noticias sobre el País y pensar que como todo está así, no puedes hacer nada, y te conformas. La Patria se construye con tus acciones diarias. El cambio comienza en una. Madre Teresa de Calcuta, explicaba que la paz comienza con una sonrisa. ¿Le dijiste a los tus seres queridos que los amas hoy? Se escucha en las noticias el tema de la economía y la crisis, pero el dinero no lo es todo.

¿Qué me dicen de los 10,000 casos al año de violencia doméstica? ¿De los 50,000  casos de maltrato infantil? ¿De los inmensurables chistes xenofóbicos a los inmigrantes? ¿De los políticos que no practican el amor al prójimo, sino que condenan excesivamente creyendo que el Capitolio es una templo? De las mujeres abusadoras y criminales, de las que nadie habla, porque rompen el estereotipo que algunos quieren llevar. Si usted cree que puede mover el País sin pensar en estas cosas, le digo sinceramente, no me cuadra. No funciona.

Hay miles de niños a los que hoy les fue negado un abrazo. Leía yo que uno de ellos a los fue 15 expulsado de su casa por ser gay, se fue a Orlando, fue una de las víctimas. Escuchaba que uno de los padres de otra víctima decía que le pasó a su hijo eso por estar en un mal lugar. ¿En serio? ¿Qué podemos hacer?

Propongo: erradicar las fobias, que más allá del currículo de perspectiva de género, comencemos a escuchar menos de nuestras diferencias y más de nuestras similitudes, más de derechos humanos y nuestros derechos civiles garantizados. Propongo que se habiliten lugares o espacios para ofrecer atención a jóvenes expulsados de sus casas por la homofobia y servicios discrimen para ancianos de la comunidad LGBTT. Que cada niño esté en su escuela. Que no haya deserción, que haya más recreación, más arte, más cultura, que cada tiempo sea de enriquecimiento, que el ocio y el tiempo libre se utilicen adecuadamente.  Que cuando salgan de la escuela tengan un hogar seguro y una comunidad segura, que haya sana convivencia, una mejor calidad de vida y que haya opciones para las familias.

Muchas veces veo como tanta gente ansía el fin de semana para encontrarse con la bebida, más que con sus familias o pasar un rato sano con sus amistades.  Esto que pasó en Orlando es un abrir de ojos, un alerta para Puerto Rico.

En una semana, pasamos de las vistas de la Junta de Control Fiscal y la decisión del Tribunal Supremo, a ver la homofobia, que tanto se denuncia, en carne viva. Tenga cuidado con aquellos que usan el nombre de Dios en vano, con los mercaderes del templo, con los que critican la política, pero quieren servirse de ella; los que usan la fe para mancillar reputaciones y librar batallas mezquinas y crueles contra seres humanos, cuidado con los que han hecho un negocio del discrimen y los que aplauden y ríen cuando ocurre un crimen de odio contra un ser humano.

Soy una mujer de fe y de paz y a eso he dedicado mi vida.  El símbolo que me acompaña siempre es el de la paloma con su ramo de olivo, porque esa es mi bandera, mi misión. Charla a charla, proyecto a proyecto, trabajaré por esto. La pregunta es ¿te unes? No quiero que tu solidaridad se active sólo por una tragedia y se te olvide. Comprométete a ser la persona que tengas que ser, para no callar cuando veas una injusticia. El País lo necesita y se lo merece. Luto y solidaridad con nuestros hermanos del mundo que sufren por cualquier clase de discrimen. En Dios está la fortaleza de nuestros corazones y la paz, no la excusa para hacer daño y juzgar.

Otras columnas de Ada Álvarez Conde

viernes, 7 de septiembre de 2018

Violencia en el noviazgo

La abogada Ada Álvarez Conde declara que la tecnología se utiliza como herramienta para ejercer el control

💬Ver 0 comentarios