Carlos Pérez Morales

Tribuna Invitada

Por Carlos Pérez Morales
💬 0

Lo que significa ser viejo en Puerto Rico

En nuestra sociedad puertorriqueña, las personas consideradas como “viejas” no gozan de la mejor estima. Su vida muchas veces trascurre en solitario, olvidados por sus familiares y por la sociedad en general. No estamos conscientes de que por ser viejos tienen mucha experiencia acumulada que puede ser de mucha utilidad.

La dinámica poblacional de Puerto Rico de las últimas décadas tiene como característica principal dos variables:

El envejecimiento de nuestra población y la emigración masiva. Cada una de estas variables presenta sus propias características. El caso del envejecimiento poblacional se debe principalmente a dos razones. En Puerto Rico existe una tasa de natalidad muy baja y la esperanza de vida ha ido en continuo aumento. La emigración masiva se debe a la pobre calidad socioeconómica que se vive en Puerto Rico. Estas razones tienen como resultado que nazcan menos niños y que la gente viva por más años.  Esto último se debe a una notable mejoría en la medicina.  Esto significa que de seguir esta tendencia tendremos más viejos cada año.

El cierre de escuelas en Puerto Rico -especialmente elementales- se justifica. Lo importante no es el cierre, sino cómo este se haga. Hay que hacer estudios sociológicos de las comunidades antes de proceder con el cierre de su escuela. Es indispensable que ocurra un dialogo entre las máximas autoridades escolares, los padres y la comunidad en general.  Cómo esto no está no está ocurriendo en Puerto Rico, existen muchas protestas de padres y maestros.

Otro problema con las escuelas es que por primera vez nos enfrentaremos con las escuelas charters, las que fueron impuestas por este gobierno.  ¡Ya veremos cómo nos ira!

El hecho de que nuestra población de está poniendo vieja demanda cambios en la política pública y presupuestaria de la Isla. Es necesario que todos estemos conscientes de esta responsabilidad para con nuestros viejos. Llegó el momento en que el cierre de escuelas vaya acompañado de un aumento en la cantidad y calidad de servicios a este segmento poblacional.  Tenemos que considerar que ésta población es muy vulnerable en todos los aspectos. En términos médicos se debe aumentar la cantidad de geriatras en el país. Los costos de los medicamentos no cubiertos por seguros son extremadamente altos y en ocasiones significan un alto por ciento (%) de su ingreso. En términos de vivienda, tanto el gobierno como la empresa privada tienen que aumentar la cantidad de hospicios, égidas y vivienda de interés social para uso de los viejos.

El pueblo de Puerto Rico debe cambiar su visión y estima sobre nuestros viejos. Recordemos que provienen de una generación que fue muy productiva, que necesitan amor y tener compañía, que no deben ser olvidados por sus hijos y familiares más cercanos. Que todavía pueden jugar un papel importante en nuestra sociedad.


Otras columnas de Carlos Pérez Morales

💬Ver 0 comentarios