José E. Ortiz Torres

Punto de Vista

Por José E. Ortiz Torres
💬 0

Los 85 años del Fondo del Seguro del Estado

Un 18 de abril en 1935 se aprobó la ley que creó el Sistema de Compensaciones por Accidentes del Trabajo, hoy conocida como la Corporación del Fondo del Seguro del Estado. El pasado sábado dicho sistema cumplió su 85 aniversario, adaptándose a los cambios sociales, económicos y tecnológicos en cumplimiento de su intención legislativa.

Hoy su concepto estadual monopolístico, junto al carácter literal liberal interpretativo de la ley orgánica, son factores esenciales en garantizar la rehabilitación del trabajador lesionado, incorporándolo a su centro de trabajo a la brevedad posible.  El elemento de relación causal (accidente o enfermedad/trabajo) está sujeto que, en caso de duda razonable al momento de la prestación de servicios, la determinación se inclina a favor de la reclamación del obrero.  

A diferencia del escabroso sistema de salud controlado por aseguradoras privadas, en el Fondo el elemento costo-beneficio no es óbice en la prestación de servicios.  En el tratamiento médico que se presta al obrero están presentes los adelantos de la ciencia y tecnología en el campo de la medicina ocupacional.  Como pocos sistemas en Puerto Rico, los servicios se ofrecen al trabajador sin costo pecuniario alguno.  Por el contrario, se le expide un reembolso por gastos de viaje una vez acude a sus citas.  Crea, además, un foro administrativo cuasi-judicial de jurisdicción exclusiva para que el trabajador lesionado presente revisiones de las determinaciones adversas del sistema, donde los honorarios de su representación legal y peritaje son sufragados por el Fondo.

Por otro lado, en su dimensión como ente gubernamental dispone de un contrato social en función de revestir de inmunidad legal al patrono contra demandas, exista o no negligencia.  Esto, a cambio de que el patrono asegure al obrero mediante el pago de sus pólizas.

Hoy la Corporación del Fondo del Seguro del Estado cuenta con dispensarios médicos a nivel isla, y un Hospital Industrial con una unidad de quemados única en el Caribe, así como servicios por contrato de reconocidos médicos especialistas, subespecialistas y hospitales.

Entre los beneficios que otorga el sistema se encuentran:  la “recidiva” como reconocimiento del tratamiento por agravación o recaída de la condición originalmente aceptada; las condiciones secundarias que son las secuelas posteriores de condiciones compensadas que se manifiestan con el transcurso del tiempo a consecuencia de la lesión original; la incapacidad transitoria que genera el derecho al 66 2/3% del jornal por 312 semanas de pago por dietas, mientras el obrero se encuentre en estado de recuperación e incapacitado para poder trabajar; compensaciones por concepto de incapacidad parcial permanente y total permanente; de muerte por causa independiente;  de muerte relacionada con el trabajo; por desfiguración; doble compensación a los menores, triple compensación y subrogación por accidentes causados por terceros.  Además, el sistema provee para realizar inversiones provechosas a solicitud de la parte interesada, en las que se emite el pago al obrero lesionado o a sus beneficiarios la totalidad o parte de la compensación otorgada.

Felicidades y agradecimientos a todos los trabajadores de esta exitosa institución.

Otras columnas de José E. Ortiz Torres

💬Ver 0 comentarios