Félix Jiménez

Buscapié

Por Félix Jiménez
💬 0

Los adioses

Se supone que duela la palabra adiós, pero no siempre. Que sea un desgarre que se sienta, pero tampoco siempre. Puede ser un entrenamiento para los adioses que puedan llegar, un recuerdo de las otras despedidas que ya han sucedido.

Pero este, este adiós fue un filo cortante, diferente, esperado, ansiado en las tristezas sentidas por cientos de miles que se alzaron en paz y deseos de cambio, en la evidencia que el que se fue dejaba en sus violencias verbales y sus insultos epistolares.

Todo estaba ahí, escrito, descrito, descubierto.

Pero el adiós, ese adiós de medianoche, anunciado con horas de antelación, desencadenó una espera diferente, innecesaria. Fue el exceso del apego al poder cuando ya ninguno realmente le quedaba. Se había derretido con el hielo de su comportamiento.

Por él hubo que esperar.

Fue un adiós esperado por horas en las calles, en las oficinas de prensa en el palacio azul, en las aceras con los móviles en la mano, en el silencio sobre lo que pasaría.

Fue un adiós despapelado, sin oficialidad, sin carta.

Fue un adiós manufacturado desde la vergüenza del que se esconde cuando ya realmente no tenía escondite.

Deja sus ecos, sus secuelas, su rastro desorganizado.

Cuando una casa nunca estuvo en orden obvio es que tardara más tiempo organizar, limpiar, desplegar lo que le queda que todavía es usable.

Y así pasó y está pasando.

Un adiós que se disipa y deja sus secuelas, sus manchas.

Pero ni el cielo ni el suelo están manchados, ni las banderas que los jóvenes ondeaban. El sol salió al día siguiente y las acciones de los miles que se atrevieron a decir lo que sentían y querían fueron la conversación preferida en tantos países en lo que fue, hasta ese momento, el día más inquietante y caluroso de 2019.

Pero ya al día siguiente cayó un poco de lluvia primero, llegó la brisa, volvió el sol. Como en todo lindo y verdaderamente nuevo verano boricua.

Otras columnas de Félix Jiménez

sábado, 23 de noviembre de 2019

Días de noviembre

Félix Jiménez reflexiona sobre el día después de la cena de Acción de Gracias

sábado, 9 de noviembre de 2019

Jugando cartas

Los juegos que todos hemos jugado, y ese “deporte nacional” mal denominado que es la política, solo han dejado disgustos y decepciones, sostiene Félix Jiménez

sábado, 26 de octubre de 2019

Quizás entenderás

Entender el mundo a través de la casa era entender sus seres y sus gestos, sus cotidianidades, escribe Félix Jiménez

sábado, 12 de octubre de 2019

Días de respiro

Consideramos el descanso y sus respiros como un regalo, como un obsequio que nos otorgan, y no como una oportunidad para examinar qué realmente hacemos con esos días esperados, plantea Félix Jiménez

💬Ver 0 comentarios